Los desafíos del Room for Rent

DSC_0777-1800

Un día de 1998, Maritza Moreno-Aurioles decidió alquilar un cuarto de su casa a extranjeros. “Fui una de las primeras en iniciar este negocio en la provincia, sin muchas condiciones, con lo que pude preparar en una habitación. Después abrí la otra y empezaron  a afluir turistas y todo estuvo bien hasta que ya en el año 2003 nos cancelaron porque estábamos ampliando. En el 2006 derogaron la resolución que nos impedía hacerlo, nos aprobaron de nuevo y volví a abrir hasta ahora.”

Como la de Maritza, más de 500 casas y habitaciones se encuentran dedicadas en la provincia  a esta actividad económica no estatal, cifra que supera ampliamente a las del fondo habitacional hotelero, el que está conformado por las 180 del Brisas Covarrubias, 142 del Hotel Tunas y 8 en el Cadilac (525 por 380).

“El cliente de los años iniciales era prácticamente fijo,  existían pocas casas de renta, no había esos hoteles ni paquetes turísticos que hay ahora y regresaban casi siempre, plantea nuestra entrevistada. Ahora solo vienen de paso; en Las Tunas tenemos poca afluencia turística, no es una provincia vistosa, con novedades para promocionar. Yo considero que el turismo aquí está muy malo para el negocio nuestro de casas de renta en divisa.”

Una entrevistada, que prefirió permanecer en el anonimato, declaró que “deberían cobrarnos cuando tenemos clientes porque debemos pagar una tasa fija de 840 CUP mensuales, aunque permanezcamos vacíos.

“Hay muchos cuartos y por tanto no se puede cobrar tanto, de 10 a 15 dólares, porque casi nadie quiere pagar 20. Casi siempre el que inicia, como en los primeros meses no tiene que pagar patente, baja el precio para ganar clientes y eso nos afecta; aquí mismo, muy cerca, hay más de 16 cuartos para arrendamiento.”

Yanet Rubio Cué, directora en funciones de la ONAT en el municipio cabecera, aseguró que el grueso de las casas de renta están en las ciudades de Las Tunas y Puerto Padre, que la cantidad se mantiene estable, sin tendencia al incremento y que el sistema de pago es mensual, de acuerdo con la actual tasa de cambio.

Según la directiva, “es una actividad que presenta declaración jurada por lo que pertenece al régimen general (Resolución 283).”

Una de las propietarias entrevistadas dijo que ha tenido meses que “he estado en cero…el mes pasado, por ejemplo, tuve de arrendamiento solo 4 noches , a veces he tenido 15 días, pero ya no es a tiempo completo, como antes, cuando tenia que anotar por calendario las reservaciones.

“Hay dificultades para los recursos, como sábanas y toallas. Yo encargo muchas cosas con los mismos clientes porque las sábanas de las tiendas no tienen calidad. Cuando hay, se compran de tela de algodón, que es la que más dura, porque las otras son muy finas y se hacen grumitos en la tela y eso no les gusta a los turistas.”

 

SINDICATO: UN NUEVO INQUILINO

DSC_0767-1800

El impulso dado a los trabajadores no estatales en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, específicamente el 262, abrió una nueva etapa en el arrendamiento de casas y habitaciones a personas extranjeras.

Uno de los pasos más importante en la provincia ha sido la creación de dos secciones sindicales, con 119 afiliados en el caso del municipio cabecera. El presidente de una de ellas es Mario Rodríguez Miranda, quien destacó para este semanario lo que ha significado la sindicalización.

“Una de las ventajas es que hoy los arrendadores gozan de prestigio, se ha ido cambiando la imagen que tenían. Nosotros hemos tenido acceso a todas las instancias del Estado. Yo fui invitado personalmente en el 2012 al Sexto Pleno de la CTC y en varias ocasiones hemos intercambiado con el Primer Secretario del Partido y se han eliminado conflictos con Vivienda e Inmigración.

“En enero de cada año pagamos todas las cuotas sindicales y el día de haber y el Primero de Mayo desfilamos junto al bloque de los trabajadores no estatales. Además, realizamos tareas de beneficio social como la celebración de cumpleaños y quinces en la Casa para Niños sin Amparo Filial y la donación de juguetes a los menores ingresados en el Hospital Pediátrico de Las Tunas.”

A Rodríguez Miranda, quien trabaja como docente en la Escuela de Profesores de Educación Física (EPEF), le gusta pensar en grande. “Nuestro gran objetivo es la comercialización y para esto hemos creado un grupo que incluye una patente de Gestor de alojamiento para viviendas y habitaciones. Ahora, de forma legal, podemos tramitar nuestro trabajo. Esta es nuestra máxima prioridad, pues tenemos un nivel de ocupación muy bajo, de 4 a 6 días como máximo al mes.

“Nuestra idea es poder hacer una Agencia de Viaje. Para ello le hemos pedido a la dirección de la CTC en la provincia que nos ayude con un local en el que haya una persona que atienda a quien desee reservar. Ahora tenemos un plan para el verano que incluye el turismo ecológico y el de ciudad, con precios que van desde los 100 hasta los 200 pesos. Hace tres años que estamos pidiendo los hoteles Ferroviario y Santiago, este último con 18 años sin prestar servicio.

“Estamos abogando por la formación de una Cooperativa, ya tenemos el marco teórico, pero estamos trabajando en el tema de la identidad de Las Tunas, porque no queremos hacer turismo por hacerlo, es por ello que junto a la Asociación de Comunicadores estamos haciendo el Manual de identidad.

“También hemos realizado un diagnóstico para la capacitación, porque nos dimos cuenta de que los arrendadores necesitamos prepararnos. En la última reunión que tuvimos con la CTC y el Mintur dijimos que vamos a categorizar nuestras casas de 3 maneras: estándar, que es una normal; colonial, referida fundamentalmente a la arquitectura, y la suite. Queremos empezar también con el alojamiento para bodas con precios de hasta 10 CUC con un servicio diferenciado.

“Actualmente, Infotur realiza un censo para incluir en un catálogo nacional a las casas que reúnan el mínimo de condiciones que se piden: que tengan un nivel de seguridad, de confort, agua fría y caliente, televisión y una caja de seguridad para que el turista guarde sus prendas y el dinero.

“Resumiendo, tenemos importantes objetivos como la comercialización, el grupo de gestión, las ofertas para el verano, el turismo de sol y playa, de ciudad, el rural, para trabajadores, la formación de la Cooperativa, la discusión del nuevo Código de Trabajo y del convenio colectivo, la capacitación para elevar el estándar de nuestro servicio y la creación de una nueva identidad e imagen que ayude al fomento del turismo en la provincia.

“Como insatisfacciones, el bajo nivel de ocupación y la comercialización y gestión de nuestro objeto social.”

A OÍDOS RECEPTIVOS….

Los primeros pasos para aplicar programas de capacitación para la creación y funcionamiento de las Cooperativas no Agropecuarias en el sector del turismo ya se dan en la provincia.

Deisy Ochoa, directora de la filial provincial de la Escuela de Hotelería y Turismo Nuevos Horizontes, aseveró que a partir de septiembre ofertarán 43 cursos de capacitación y formaciones básicas en cuestiones técnicas como cocina, servicio, regiduría de piso y recepción.

Los cursos básicos se impartirán gratuitamente, con una matrícula mínima de 10 alumnos, mientras que los avanzados sí se cobrarán para lo cual ya se han elaborado las fichas de costo.

El MSc. Redelio Aguilar Torres, uno de los promotores de la iniciativa a nivel nacional, declaró a la prensa que el plan de clases persigue el propósito de preparar a los cooperativistas en la comprensión y las normas requeridas a fin de garantizar la marcha de las operaciones de sus entidades.

Indicó que sus administradores deben conocer detalles sobre inscripción y dirección, las soluciones a posibles conflictos entre los socios, la toma de decisiones, el trabajo en equipo, la gestión del cambio y las perspectivas de sus correspondientes negocios.

 

 

Anuncios

Hospital “hospitalizado” (Primera parte)

IMGP0005_New1

Una deuda contraída con los habitantes de esta provincia está comenzando a ser saldada. Se trata de un proyecto constructivo basado en una cuantiosa inversión, que junto a acciones de reparación y mantenimiento devolverán la lozanía al hospital general docente Ernesto Guevara de la Serna, que el 14 de junio de 1980 fuera inaugurado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

El paso del tiempo y las indisciplinas sociales han mellado su estructura, convirtiéndolo en un centro que, además de por las lógicas razones que se desprenden de su objeto social, los tuneros miraban -y miran aún- con cierto recelo a la hora de acudir hasta sus predios.

Un equipo de reporteros de este Semanario visitó la institución para obtener de primera mano los detalles del proyecto y recoger las opiniones de la población y de sus trabajadores (junto a las llegadas a 26 por el correo electrónico y el convencional) sobre las condiciones higiénicas, materiales y de servicio.

“CONCEBIR” SOLUCIONES… DURADERAS

En el área de Maternidad (Obstetricia), programa priorizado del sistema de Salud, “nace” el muestreo de este equipo de trabajo sobre el estado de opinión de trabajadores y público una vez que ingresan a la cotidianidad hospitalaria.

El doctor Vicente Mackenzy, de la sala de Cuidados Perinatales (B2), asegura que el trabajo del personal médico es eficiente y de buena aceptación entre las pacientes, teniendo en cuenta que allí son trasladadas las embarazadas de riesgo. Sin embargo, agrega: “Nos afecta mucho la falta de mobiliario y luminarias para realizar el reporte médico, la sala presenta rotura de la carpintería y deterioro en las mesetas y baños.”

Las salas G2, C2 y D2, (de Puerperio), fueron remozadas hace más de un año, según pueden recordar sus trabajadores, tiempo en el que tuvieron que soportar traslados de piso para evitar la interferencia con las actividades constructivas; un proceso que duró más tiempo del que tardó en descomponerse la “salud” de la estructura y los medios instalados para bienestar del paciente.

“Cuando se hizo la reparación de las salas -aseguran las enfermeras – se encontraron en el falso techo de los baños papeles y algodones usados… Aquí viene mucha gente, lo cual provoca divergencia en las conductas.”

Poco tiempo después de rehabilitadas comenzaron a desaparecer las lámparas, los tomacorrientes y hasta los tubos de los toalleros… pues según sus experiencias, “en los horarios de visita no se puede controlar a todo el personal que entra y no se sabe cuándo, ni quiénes sacan esos recursos”.

Dificultades planteadas por los trabajadores destacan la escasez de papel, modelos y lapiceros para el trabajo oficial. Las historias clínicas de la madre y el bebé, una de las tareas de ineludible actualización, se realizan a diario con los medios que pueden “conseguir”.

“Se nos entrega lapicero pero se gasta muy rápido y tenemos que comprar el repuesto en la calle porque el “papeleo” no se puede hacer con lápiz. Se nos dice que no hay recursos para entregarnos, pero allá abajo hay un señor que vende repuestos”, asegura un miembro del equipo de guardia en la sala D2.

Esta área hace suya la problemática que aqueja a muchas de sus salas homólogas. Solo queda funcional un lavamanos: el del baño del personal médico; el resto de los instalados en cubículos y baños comunes se filtran y/o no funcionan las llaves.

La rotura de las duchasobliga a las embarazadas, en condiciones de salud delicadas propias del parto, a trasladar cubos de agua para el aseo desde un cubículo de limpieza que se encuentra en el pasillo, el cual reiteradamente presenta tupiciones por desechos que son vertidos inconscientemente en su tragante.

El deterioro gradual de las condiciones en locales que deberían estar colmados de impecable higiene es una preocupación que atañe a la Dirección de la institución. Sin embargo, el comportamiento del público allí presente tampoco es de mucha ayuda ante la carencia.

En nuestra visita se evidenció que en uno de los cubículos faltaba limpieza: un lavamanos se encontraba tupido con agua sucia y papeles, el urinario estaba usado y sin descargar, uno de los cestos de basura se encontraba lleno y varios papeles en el piso denunciaban el descuido.

La explicación del equipo de enfermeras estuvo dada por la ausencia ese día de la auxiliar de limpieza y como alternativa tuvo que trasladarse de otra área ese servicio. “Esta tarea nunca falta. Se retrasa porque se hace a intervalos entre las visitas del médico, los baños de las pacientes y los bebés; pero los acompañantes no entienden y ensucian los baños desde temprano”, afirmaron.

MOLESTIAS A CUENTAGOTAS

IMGP0003 copia

Las redes hidrosanitarias son una problemática común en varios sectores de la estructura hospitalaria. La imposibilidad hasta hoy de remover las tuberías deterioradas hace que los gastos para la reforma de pintura, losetas o lavamanos de mediana calidad sean prácticamente inocuos.

Así lo muestra la sala D3 de Ortopedia. “Hace cuatro años se reparó esta área. Los obreros no trabajaron con calidad; por ejemplo, no se hizo la trampa de yeso para el desagüe y se tupe”, comenta Yaimé González Montero, jefa de enfermería. “Aun así, hemos recibido atención de la Dirección del hospital y se hizo un informe de las roturas para remozarlas este año.”

Una razón del desgaste constructivo, según la explicación de la directiva, es que las labores las realizan trabajadores de apoyo de diferentes organismos a los cuales les falta preparación, pues el presupuesto no alcanza para el pago de profesionales.

“Otra cuestión que nos preocupa, agrega, es la falta de pesas y otros implementos de ortopedia que necesita la sala y que pudieran resolverse mediante convenios con organismos de la provincia.”

La falta de recursos ha sido en más de una ocasión motivo de disgustos en el Cuerpo de Guardia. José Antonio Mariño, jefe del área de Urgencias, informa que: “Tenemos nueve sillas de rueda, solo diez camillas -en mal estado la mayoría- y cinco camilleros de guardia para atender la consulta externa y hospitalización general. La plantilla está cubierta y los horarios distribuidos para las 24 horas. La Dirección del hospital está pendiente del funcionamiento del servicio, con apoyo de los electromédicos que reparan los medios, pero no damos abasto.”

Un total de 20 camilleros -que no cuentan con uniformes identificativos- desempeñan la tarea, de auxiliar las urgencias. Su presencia en el puesto de mando dependerá siempre de su agilidad y el personal transitorio.

La distribución del equipo de guardia de Ginecología y Obstetricia –casi siempre conformada por residentes- es insuficiente, comenta Noel Rodríguez, residente de cuarto año. “En el Cuerpo de Guardia se atiende a los ingresos y con prioridad las urgencias. Como trabaja un solo doctor, a veces los ingresos suben tarde a la sala y a veces sin la comida ordenada.

“Es un área reparada, pero el aire acondicionado está roto. Esta es una preocupación profesional de todos pues ese sistema es el que impide que se contagie las infecciones a las pacientes que llegan con trabajo de parto.”

DE REGLAMENTACIONES Y DEBERES

IMGP0002_New11

Una inconformidad de muchos acompañantes está relacionada con el pase permanente dentro del hospital.

Roberto, residente en el municipio de Majibacoa, acompañante de su esposa tras un parto riesgoso por la edad, comenta: “El pase nos permite salir en las mañanas, desde las 6:00 hasta después de las 7:00, pero en ese horario no nos da tiempo con el baño de la madre y el bebé antes de las visitas del médico. He tenido que subirle merienda con un naylon y una soga al que esté cuidándola.”

La socióloga Elizabeth Toronzo, del Departamento de Atención a la Población, informa que el horario de visitas, así como los requerimientos del pase permanente solo a los acompañantes de los pacientes que lo requieran, son indicaciones de la Resolución 16 del Ministerio de Salud Pública. Se aplica por igual en todo el país y no admite modificaciones.

“El horario de visitas -señala- distribuido los martes y jueves, de 5:00 a 6:00 pm, el sábado de 2:00 a 3:00 pm y domingo de 2:00 a 4:00 pm., tuvo incongruencias en sus inicios, pero ya la población respeta lo establecido.”

“Debemos entender que este horario tiene el objetivo de cuidar la infraestructura dañada del hospital, evitar la concentración de personal, el bullicio y la indisciplina. Otro tanto ocurre con la insistencia de entrar comida que luego es desechada incorrectamente, atrayendo vectores y molestias”, explica Alfonso Ruiz Romero, jefe del Departamento Atención a la Población.

“El pase permanente se entrega para controlar la estancia en el hospital; eso no posibilita que el acompañante pueda transitar libremente por los pasillos. Aun así, se toma con mayor rigor el horario de la mañana, pues en la tarde incluso se hacen excepciones para que los acompañantes puedan bajar y descansar”, indica Ruiz Romero.

“Cuando se comenzó a implementar la Resolución, asevera la enfermera Yaimé González, se nos explicó al personal que sería la provincia la que se adecuaría a las regulaciones. Así, Transporte adoptaría medidas para asegurar el traslado de la población de los municipios de acuerdo con los horarios de visitas, pero eso no se ha cumplido.”

El acompañante de la sala D3 de Ortopedia, Carlos Rodríguez, siente sobre su espalda la dificultad. “Somos de ‘Amancio’, y desde allí el transporte está distribuido los días contrarios a la visita. Si cumplimos con lo establecido entrando a las 5:00 de la tarde, entonces tendremos que dormir en la terminal.”

“También hemos tenido conflictos con los custodios, plantea la socióloga. Si bien es cierto que en muchas ocasiones este personal no tiene el trato adecuado con el público por el escaso nivel de estudios, el carácter u otras cuestiones personales que no deberían interferir en su función, el usuario no se queda detrás pues se han presentado casos de agresión y daños físicos a nuestros custodios.”

Miguel Morel García, jefe de Protección Física, responde al respecto: “Nosotros somos la seguridad dentro del hospital; cuando impedimos el paso de personal solo estamos cumpliendo órdenes superiores. Pero estamos conscientes de que se pueden hacer excepciones, siempre que el visitante exponga razones de peso. Eso lo hemos explicado a todos nuestros custodios.”

“Todos hemos vivido experiencias en la instalación. El hospital no tiene un local para la estancia de los familiares que pasan la noche en los parques en espera de noticias. Hay personas que pasan semanas, se bañan, comen y duermen  como pueden en los parques y alrededores, una imagen lamentable.

“Los más viejos recordamos la existencia de un motel para cubrir esta necesidad de hospedar a los familiares y todos nos preguntamos: ¿Por qué la provincia no rescata esa idea, a precios asequibles, para facilitar la estancia de personas de municipios y comunidades alejadas? Esa podría ser la solución a muchos problemas.”

Cuando tocar madera no es suficiente

images

– Con dos te mido y con tres te parto, en nombre de Dios y del Espíritu Santo.

La mujer masculla la oración tres veces con voz entrecortada, mientras con un cuchillo de  cocina corta imaginariamente la “bayamesa” en el horizonte. Si esto no funciona, pondrá a su primogénito de espaldas a la tempestad o quemará hojas de guayabas secas. Por si hay viento, ya tiene sobre la ventana, en forma de cruz, una cuchara y un tenedor.

Pero si truena, ¿qué hace? Por mucho que busca en su memoria, no recuerda nada. Por sus venas corre la sangre de varias generaciones campesinas; todo un imaginario rico en supersticiones y leyendas. Sin embargo, contra los truenos sabe que estamos indefensos. Solo recuerda algo dicho por su madre referido a la necesidad de no temerle a la ira celestial, a la que según ella se debían tales fenómenos meteorológicos.

De hecho, según un estudio realizado por la Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río, en nuestro país fallecen como promedio 65 personas cada año por descargas eléctricas. Las edades con más fallecimientos son las de 16 a 30 años, fundamentalmente en áreas rurales.

A esto hay que agregar el daño que producen los rayos en sectores económicos, como el eléctrico, el residencial, el informático, las telecomunicaciones, la aeronáutica civil, la forestal, la minería y el militar, entre otros.

Pero no se trata únicamente de cubrir los espejos, no levantarse de la cama o acordarse de Changó. El Doctor José Rubiera, jefe del Departamento de pronósticos del Instituto Nacional de Meteorología, aconseja que: “antes de que comience a tronar, observe si el cielo se obscurece por la cercanía de la tormenta eléctrica, si hay relámpagos o el viento aumenta bruscamente. Escuche si hay truenos; si los escucha, se encuentra en un área de peligro potencial. Debe entonces permanecer o dirigirse a un lugar seguro. Estos pueden ser un edificio, un automóvil u ómnibus, aunque en estos caso las ventanas deben cerrarse y estar completamente dentro del vehículo. Si cayera un rayo, no le pasaría nada, pues las cargas eléctricas se moverían por fuera del metal, quedando Ud. dentro de un campo eléctrico nulo dentro del vehículo, lo que se conoce en Física como Jaula de Faraday.

“En las zonas rurales, en caso de ser sorprendido por una tormenta eléctrica y haber un edificio o vehículo muy cerca, intentar llegar a él, si se encuentra bien cercano al mismo. Asimismo, deberá alejarse de objetos altos (árboles, postes o cualquier objeto que sobresalga). Es recomendable buscar una zona que se encuentre un poco más baja que el terreno circundante. Sin embargo, no debe uno resguardarse en cuevas o accidentes geográficos similares, debido a que se acumula el aire ionizado y eso aumenta la probabilidad de se conduzca la descarga eléctrica.”

Por otro lado, se ha calculado que los rayos que se producen durante una tormenta podrían alimentar de energía a una gran ciudad durante mucho tiempo… si alguien encontrara la forma de almacenarlos. Se considera además que gracias a ellos existe la vida pues jugaron un papel importante en la formación de los primeros aminoácidos.

Los rayos pueden ser amigos o enemigos, según se mire. Algunas personas guardan una relación muy especial con estas descargas eléctricas, como el caso de Jorge Martínez, el Hombre Pararrayos, quien vive en el poblado de San Manuel, en el municipio de Puerto Padre, el cual ha sido “electrizado” en 6 ocasiones y sigue “vivito y coleando”, lo cual constituye un verdadero misterio para los científicos.

Por ello, ahora que la temporada de lluvias dio inicio es nuestro país y que lamentablemente se registró la primera víctima fatal por una descarga eléctrica en la provincia, tengamos bien presente que no basta con encomendarse a fuerzas sobrenaturales.

Si los sentimientos negativos hacia una persona se expresan simbólicamente con el deseo de que sea partido en dos por una insana descarga, asegurémonos al menos de que no quede por parte nuestra si de prevención se trata.

 

 

 

 

 

 

Sísifo desencadenado

Cuando la montaña no viene habrà què ...

Hay temas, que por su incidencia en la vida cotidiana, adquieren para nosotros, los periodistas, una especial relevancia. Si es un colega el que me lee, o si sencillamente es de aquellos que quisieran tener uno en frente, sabrá que hay cuestiones por las que no dejan de inquirirnos: que cuándo van a unificar la doble moneda, qué va a pasar después que eso ocurra, cuándo quitarán la libreta de abastecimiento o si la falta de productos de aseo personal será algo cíclico.

La verdad es que nosotros somos los primeros que desearíamos saber todas las respuestas. Primero, porque al igual que nuestros inquirientes lectores, somos parte de la misma sociedad que ellos y corremos su misma suerte; y segundo, porque es nuestro deber mantenerlos informados.

Sobre este tema, hay un asunto que nos preocupa particularmente a casi todos, y es el relativo a los precios. Sobre esto quiero centrar este comentario, y no precisamente para hallarle una respuesta concreta, que no es nada fácil, sino es hacernos las preguntas correctas, tan necesario como lo primero.

Para empezar, han sido varias las ocasiones en que nos hemos propuesto realizar trabajos que contribuyan a despejar un poco esta interrogante, especialmente después que en su sección Comentario económico, en la revista Buenos Días, hace ya más de un año, el periodista Ariel Terrero sacara a la luz pública que Las Tunas era la provincia donde más se encarecían los alimentos.

La realidad es que aún seguimos sin despejar ese signo de interrogación. Tal vez no hayamos investigado lo suficiente, pero desde mi punto de vista, perfectible como toda obra humana, no estamos enfocando el problema correctamente.

Según me parece, no es solo que los precios de los alimentos y otros productos de primera necesidad estén sobrevalorados, que lo están, innegablemente. A esto le sumaría lo que considero una cuestión fundamental: que los salarios están muy por debajo de nuestras reales necesidades, algo que ha sido reconocido en varias oportunidades por nuestros más altos dirigentes. La más reciente ocasión, el discurso clausura del XX Congreso de la CTC, cuando el General de Ejército y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Raúl Castro Ruz, expresó: “Coincido plenamente con ustedes en que el actual sistema salarial no se corresponde con el principio de distribución socialista ´de cada cual según su capacidad a cada cual según su trabajo´, o lo que es lo mismo, no garantiza que el trabajador reciba según su aporte a la sociedad.

“También es cierto que el salario no satisface todas las necesidades del trabajador y su familia, lo que genera desmotivación y apatía hacia el trabajo, influye negativamente en la disciplina e incentiva el éxodo de personal calificado hacia actividades mejor remuneradas con independencia del nivel profesional requerido.”

Aquí es donde pienso que se encuentra el verdadero nudo gordiano en relación los precios. Mi corta experiencia profesional me demuestra que enfocar únicamente tal problemática desde el ángulo de la producción y comercialización-  el cual tampoco estoy diciendo que se obvie- nos puede llevar a descubrir cosas realmente interesantes, precupantes y hasta espeluznantes, pero no nos darán por sí solas las respuestas que estamos esperando desde hace tiempo.

Creo que es necesario que los lectores, incluso dentro del mismo gremio periodístico, comprendan esta cuestión antes de lanzarnos a buscar las respuestas que el pueblo está esperando de nosotros.

Si así fuera, entonces habría que hacernos la pregunta correcta: ¿Por qué nuestro salario – cómo recalcara Raúl- no satisface nuestras necesidades? ¿Cómo puede aumentar?

Las respuestas no las tengo todavía. Quizás vayamos adelantando algo reconociendo el problema hasta tanto Sísifo se desencadene.

Que Patria nos contemple orgulloso

Periodismo

 

En una fecha como hoy, Día del Periodista Cubano, traté de resistirme a la recurrente tentación de citar a José Martí para referirme al significado de esta profesión. Sin embargo, fue en vano.

La “culpa” la tiene esta frase: “Sólo quien sabe de periodismo y de lo costoso del desinterés, puede estimar de veras la energía, la tenacidad, los sacrificios, la prudencia, la fuerza de carácter que revela la aparición de un diario honrado y libre”.

Si algo me transmitieron estas palabras fue la sensación de que únicamente otro que lo haya ejercido es capaz de entender a quienes diariamente nos encontramos a mitad de camino entre el hereje y el guerrero.

Para nuestro Apóstol de la independencia, sin dudas el más brillante e imperecedero colega de profesión, la nuestra es una tarea de desapego y altruismo en la que se debe dar todo de uno mismo sin esperar mucho o nada a cambio, porque no hay nada más parecido a un acto de desprendimiento que esa muerte prematura e inexorable de nuestro trabajo una vez que es desvirginizado por la audiencia o los lectores.

Por suerte -creo- tengo edad suficiente como para no saber aún lo que realmente significa ser periodista, si es que realmente encierra algo distinto con respecto a cualquier otro oficio, alguna trascendencia no prevista que solo con el tiempo se va develando y para la que tengo la impresión existen tantas formas de presentarse como personas que lo ejercen.

Pienso que este desconocimiento me protege. Se convierte en una rara virtud que me permite llevar ese cetro del que habló Martí con una gran dosis de inocencia, todavía. Quizás la misma de quien lo calificara como el mejor oficio del mundo, mientras me llega el momento de comprender que es también decir lo que alguien no quiere que se diga, porque si no es sencillamente relaciones públicas. O dicho martianamente, “buscar clavar la verdad en los corazones”.

Acaso aspiramos demasiado y la cera de nuestras alas se derrita, pero pretender menos, buscar algo distinto que no sea arder en “la pasión de la verdad”, sería rebajar nuestra labor a eso que Voltaire llamó “vender el alma por tres escudos al mes”.

Lo que intento decir es que hoy, 14 de marzo, cuando 122 años atrás saliera a la luz por primera vez un rotativo llamado Patria, sigo aún sin comprender totalmente qué significa ser periodista, y hasta cierto punto me alegro por ello.

Las “Dianas” sí tienen vuelto

park
Una de arena y otra de cal. O llevas menudo o no montas en las “Dianas”. Dicen los choferes que fue una medida tomada a nivel nacional para evitar que se apropiaran del cambio. Y yo me pregunto, ¿Si en una panadería se roban la harina, la medida más lógica es no hacer más pan? ¿Por qué tiene que pagar la población las consecuencias de algunas personas inescrupulosas? ¿Quien toma estas decisiones, monta regularmente, o al menos, monta, cualquiera que sea la frecuencia, en el transporte público?

Está demás decir que cada medida que se tome, debe ser bien sopesada. En estos momentos, en los que a pesar de las crisis económicas, nacionales e internacionales, el país saca de donde no lo hay para mejorar en algo el transporte público, una decisión de este tipo puede crear un estado negativo en parte de la población y no permitir que se valore en su justa medida el esfuerzo realizado.

Debe tomarse en cuenta también que estamos acostumbrados a que en las guaguas de un peso se dé vuelto, y que por tanto, muchos paguen esperando el cambio. Al no recibirlo, pues el conductor echó el billete en la alcancía, muchas personas han protestado airadamente, y con toda razón. Muchos no se resignan y han llegado hasta a armar un verdadero escándalo y poner al ómnibus casi al filo de una desgracia, pues en su frustración la toman con quien en su criterio, debió informarles de la medida antes de cobrarles.
No siempre se puede tener menudo en el bolsillo. Tenerlo es una necesidad, pero no puede ser esta la causa por la que un día nos quedemos, como decía Benedetti, al borde del camino. Además, creo que esta medida no impedirá que sigan dándose algunos casos de malversación, ni siquiera si al montar se le diera un comprobante al pasajero.

Tal vez sea lo más fácil para los inspectores, pues se quitan el problema de arriba, y ya, pero, ¿a quién se lo traspasan? Precisamente a quienes ya tiene suficiente sobre sus espaldas.
Las Dianas tienen que dar vuelto, no se puede ser tan extremista, recordemos lo que hay detrás de ello. Hasta el momento de esta medida, no habían existido problemas, al menos no tan serios como cuando se decidió, de golpe y porrazo, lo contrario.

Dejemos que sea el kilo, y no las guaguas, lo único que no tenga vuelto.

Arte-terapia: el alma como lienzo

Por Zucel de la Peña Mora, Yelaine Martínez y Raúl Oliva
Fotos: Yelaine Martínez

depresion-1La mayoría de los seres humanos creemos ser cuerdos y tener aptitudes artísticas hasta tanto no se pruebe lo contrario, pero ¿y si fuera al revés? ¿Qué puerta condenada traspasamos cuando abrimos esa cerradura que nos separa de nuestros miedos y frustraciones? ¿Es el arte un lienzo purificador de estas emociones o un dique roto?

En nuestra provincia hay 20 personas que desde hace un año tienen algo que decir al respecto. Forman parte de un proyecto del Hospital Psiquiátrico de Día, que desde el propio nombre ya es una sugestionante invitación: Arte-terapia.

AVE FÉNIX A LOS 80

Ahora parece una dama de 60 con espíritu de 20, aunque ya cumplió sus ocho décadas de vida. Meses atrás era un cuerpo enjuto, perdido entre las sábanas de su cama y el miedo a morir.
Bastaron cuatro fiebres, cuatro calenturas para desequilibrarla. Vino una tras otra y ningún médico le supo decir la causa. Ella empezó a lucubrar razones, ninguna buena, y se vio a sí misma a un paso del patíbulo. Aunque muchos lo intentaron, nadie pudo convencerla de lo contrario.

Temía contagiar a su mamá de 96 años y se encerró en el cuarto, tomó miles de medicinas y casi había que obligarla a comer. Empezó a flaquear y sus ademanes a alejarse de la mujer enérgica que siempre fue. Cada vez se sentía más cerca del cadalso. Vivía un infierno tejido por su mente.

Una amiga le habló de Roberto, el médico que trabajaba en el “Hospitalito de Día”. Ella apenas podía incorporarse, pero sus hijos y esposo le ayudaron y dieron brincos de alegría cuando la vieron salir de aquellas cuatro paredes.

Fue entonces que junio le pareció el mes más hermoso del calendario. En uno de sus 30 días del 2013 se presentó ante el galeno recomendado. El diagnóstico podía adivinarse: tenía una depresión profunda. Pero luego de escuchar varias palabras de ánimo, supo que era posible el alivio. Entraría en el proyecto de Arte-terapia.

Muy pronto despidió la tristeza visceral. Tiene nuevos amigos, no más soledad interior. Borró de su mente la guillotina a la que se había condenado. Ahora le dicen la locuaz, la cotorrita del aula, el ave fénix, y quiere hacer por los otros: “El sistema de trabajo aquí es muy bueno. Los mismos pacientes deberíamos divulgar la calidad del tratamiento para ayudar a los que están en casa perdidos en la depresión y no saben adónde ir.”

La habilidad que ella ha consolidado dentro del proyecto es la de escribir. “Periodistas yo no sé cómo se llama esto que yo hago, llamémosle reflexiones”, dice y sonríe. Y nos enseña las hojas manuscritas, nos deja leer y encontramos enseñanzas, preocupaciones, desahogos, frustraciones y sueños compartidos. Descubrimos entre tanta letra sentida cómo ha ido aprendiendo a ser un poco más indulgente con la forma de actuar y vivir de la juventud actual, algo que se le había convertido en una nueva fuente de estrés.

“Soy mujer de esta época, pero no vivo la época”, aclara y luego reconoce que aprendió a ser menos recta. Eso no significa el olvido de las buenas costumbres de su tiempo, que deberían ser las mismas del nuestro.

En aquellas jornadas carentes de luz, que hoy las piensa lejanas, otro anhelo le dolía en el medio del pecho: celebrar sus Bodas de Oro. “Me casé señorita ante los ojos de Dios y los hombres.” Una vez pasada la tempestad, nada impide la bonanza para el festejo. Seguramente no faltarán Roberto y los amigos de Arte-terapia. Hasta nosotros estamos pensando asistir.

ARTE QUE CURA

IMG_0020
La cultura no solo es una expresión de nuestra subjetividad. Bien puede convertirse en un eficaz tratamiento médico contra cualquier enfermedad, tanto psíquica como física.
Esta es la premisa que maneja el doctor Roberto Ramos Valverde, especialista de segundo grado en Psiquiatría, quien desarrolla dicha iniciativa destinada “al mejoramiento humano y no simplemente al tratamiento y rehabilitación de enfermedades mentales.
“Tiene varias secciones terapéuticas como psicoterapia individual, de familia y de grupo, esta última desarrollada por nosotros, denominada psicoterapia sistémica de identificación y regulación de los procesos emocionales”, afirma Ramos Valverde.

“Somos de la concepción de que el ser humano es un ser sintiente antes que pensante, por tanto, para cambiar la conducta se necesita conocer las emociones, regularlas y manejarlas adaptativamente para sí mismos, los demás y el medio ambiente.”

Este tratamiento se enlaza con una filosofía milenaria de las islas Hawai, la que fue modificada y adaptada con una concepción dialéctico-materialista por el doctor Roberto, que rige todo el núcleo terapéutico de dicho Hospital.

Sus sesiones, de las que participan hasta 20 pacientes, incluyen la arte-terapia, la que consiste en la utilización del arte en el tratamiento y mejoramiento humano de los pacientes.
Como parte del proyecto FILOARMED, de la Universidad de Ciencias Médicas del territorio, que conjuga la filosofía, el arte y la medicina (de ahí su nombre), las sesiones se desarrollan con todo éxito desde hace un año, mediante la cual, a los tres o cuatro meses, el paciente experimenta una considerable mejoría, logrando insertarse a la sociedad de manera más plena.

SALIENDO DEL ABISMO

Su mirada es triste, y va en combinación con sus ojos. Está en los veinte, pero ya siente en demasía el peso de la vida, como si su alma fuera de mucha más edad. Una fuerte depresión lo llevó hasta este grupo, quien ahora lo devuelve a la sociedad como un ser más pleno y seguro de sí mismo. Pronto se hará un cambio de sexo.

Ella, por su parte, quería que le devolvieran los años que pasó amargada, añorando su juventud y algo de atención. Gracias a la arte-terapia ha aprendido a amarse a sí misma y encontró en el grupo la fuerza necesaria para atreverse a abrir una nueva puerta en la vida y dejar atrás todo lo que lastraba su bienestar.

Él, a los sesenta, busca una pareja pues no quiere renunciar a sentirse vivo. Otros desean, quizás más de lo que se pensaría, dejar a un lado la depresión laboral provocada por una cesantía temporal o indefinida.

Todos lucen como personas normales, primero, porque lo son, y segundo, porque en un momento definitorio en sus vidas, justo al borde del abismo, la mano del arte y las buenas prácticas del doctor Roberto, vino a salvarlos y a brindarles una segunda oportunidad sobre la tierra.
Lo único que tuvieron que poner fue sus propias almas como lienzo.