Los desafíos del Room for Rent

DSC_0777-1800

Un día de 1998, Maritza Moreno-Aurioles decidió alquilar un cuarto de su casa a extranjeros. “Fui una de las primeras en iniciar este negocio en la provincia, sin muchas condiciones, con lo que pude preparar en una habitación. Después abrí la otra y empezaron  a afluir turistas y todo estuvo bien hasta que ya en el año 2003 nos cancelaron porque estábamos ampliando. En el 2006 derogaron la resolución que nos impedía hacerlo, nos aprobaron de nuevo y volví a abrir hasta ahora.”

Como la de Maritza, más de 500 casas y habitaciones se encuentran dedicadas en la provincia  a esta actividad económica no estatal, cifra que supera ampliamente a las del fondo habitacional hotelero, el que está conformado por las 180 del Brisas Covarrubias, 142 del Hotel Tunas y 8 en el Cadilac (525 por 380).

“El cliente de los años iniciales era prácticamente fijo,  existían pocas casas de renta, no había esos hoteles ni paquetes turísticos que hay ahora y regresaban casi siempre, plantea nuestra entrevistada. Ahora solo vienen de paso; en Las Tunas tenemos poca afluencia turística, no es una provincia vistosa, con novedades para promocionar. Yo considero que el turismo aquí está muy malo para el negocio nuestro de casas de renta en divisa.”

Una entrevistada, que prefirió permanecer en el anonimato, declaró que “deberían cobrarnos cuando tenemos clientes porque debemos pagar una tasa fija de 840 CUP mensuales, aunque permanezcamos vacíos.

“Hay muchos cuartos y por tanto no se puede cobrar tanto, de 10 a 15 dólares, porque casi nadie quiere pagar 20. Casi siempre el que inicia, como en los primeros meses no tiene que pagar patente, baja el precio para ganar clientes y eso nos afecta; aquí mismo, muy cerca, hay más de 16 cuartos para arrendamiento.”

Yanet Rubio Cué, directora en funciones de la ONAT en el municipio cabecera, aseguró que el grueso de las casas de renta están en las ciudades de Las Tunas y Puerto Padre, que la cantidad se mantiene estable, sin tendencia al incremento y que el sistema de pago es mensual, de acuerdo con la actual tasa de cambio.

Según la directiva, “es una actividad que presenta declaración jurada por lo que pertenece al régimen general (Resolución 283).”

Una de las propietarias entrevistadas dijo que ha tenido meses que “he estado en cero…el mes pasado, por ejemplo, tuve de arrendamiento solo 4 noches , a veces he tenido 15 días, pero ya no es a tiempo completo, como antes, cuando tenia que anotar por calendario las reservaciones.

“Hay dificultades para los recursos, como sábanas y toallas. Yo encargo muchas cosas con los mismos clientes porque las sábanas de las tiendas no tienen calidad. Cuando hay, se compran de tela de algodón, que es la que más dura, porque las otras son muy finas y se hacen grumitos en la tela y eso no les gusta a los turistas.”

 

SINDICATO: UN NUEVO INQUILINO

DSC_0767-1800

El impulso dado a los trabajadores no estatales en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, específicamente el 262, abrió una nueva etapa en el arrendamiento de casas y habitaciones a personas extranjeras.

Uno de los pasos más importante en la provincia ha sido la creación de dos secciones sindicales, con 119 afiliados en el caso del municipio cabecera. El presidente de una de ellas es Mario Rodríguez Miranda, quien destacó para este semanario lo que ha significado la sindicalización.

“Una de las ventajas es que hoy los arrendadores gozan de prestigio, se ha ido cambiando la imagen que tenían. Nosotros hemos tenido acceso a todas las instancias del Estado. Yo fui invitado personalmente en el 2012 al Sexto Pleno de la CTC y en varias ocasiones hemos intercambiado con el Primer Secretario del Partido y se han eliminado conflictos con Vivienda e Inmigración.

“En enero de cada año pagamos todas las cuotas sindicales y el día de haber y el Primero de Mayo desfilamos junto al bloque de los trabajadores no estatales. Además, realizamos tareas de beneficio social como la celebración de cumpleaños y quinces en la Casa para Niños sin Amparo Filial y la donación de juguetes a los menores ingresados en el Hospital Pediátrico de Las Tunas.”

A Rodríguez Miranda, quien trabaja como docente en la Escuela de Profesores de Educación Física (EPEF), le gusta pensar en grande. “Nuestro gran objetivo es la comercialización y para esto hemos creado un grupo que incluye una patente de Gestor de alojamiento para viviendas y habitaciones. Ahora, de forma legal, podemos tramitar nuestro trabajo. Esta es nuestra máxima prioridad, pues tenemos un nivel de ocupación muy bajo, de 4 a 6 días como máximo al mes.

“Nuestra idea es poder hacer una Agencia de Viaje. Para ello le hemos pedido a la dirección de la CTC en la provincia que nos ayude con un local en el que haya una persona que atienda a quien desee reservar. Ahora tenemos un plan para el verano que incluye el turismo ecológico y el de ciudad, con precios que van desde los 100 hasta los 200 pesos. Hace tres años que estamos pidiendo los hoteles Ferroviario y Santiago, este último con 18 años sin prestar servicio.

“Estamos abogando por la formación de una Cooperativa, ya tenemos el marco teórico, pero estamos trabajando en el tema de la identidad de Las Tunas, porque no queremos hacer turismo por hacerlo, es por ello que junto a la Asociación de Comunicadores estamos haciendo el Manual de identidad.

“También hemos realizado un diagnóstico para la capacitación, porque nos dimos cuenta de que los arrendadores necesitamos prepararnos. En la última reunión que tuvimos con la CTC y el Mintur dijimos que vamos a categorizar nuestras casas de 3 maneras: estándar, que es una normal; colonial, referida fundamentalmente a la arquitectura, y la suite. Queremos empezar también con el alojamiento para bodas con precios de hasta 10 CUC con un servicio diferenciado.

“Actualmente, Infotur realiza un censo para incluir en un catálogo nacional a las casas que reúnan el mínimo de condiciones que se piden: que tengan un nivel de seguridad, de confort, agua fría y caliente, televisión y una caja de seguridad para que el turista guarde sus prendas y el dinero.

“Resumiendo, tenemos importantes objetivos como la comercialización, el grupo de gestión, las ofertas para el verano, el turismo de sol y playa, de ciudad, el rural, para trabajadores, la formación de la Cooperativa, la discusión del nuevo Código de Trabajo y del convenio colectivo, la capacitación para elevar el estándar de nuestro servicio y la creación de una nueva identidad e imagen que ayude al fomento del turismo en la provincia.

“Como insatisfacciones, el bajo nivel de ocupación y la comercialización y gestión de nuestro objeto social.”

A OÍDOS RECEPTIVOS….

Los primeros pasos para aplicar programas de capacitación para la creación y funcionamiento de las Cooperativas no Agropecuarias en el sector del turismo ya se dan en la provincia.

Deisy Ochoa, directora de la filial provincial de la Escuela de Hotelería y Turismo Nuevos Horizontes, aseveró que a partir de septiembre ofertarán 43 cursos de capacitación y formaciones básicas en cuestiones técnicas como cocina, servicio, regiduría de piso y recepción.

Los cursos básicos se impartirán gratuitamente, con una matrícula mínima de 10 alumnos, mientras que los avanzados sí se cobrarán para lo cual ya se han elaborado las fichas de costo.

El MSc. Redelio Aguilar Torres, uno de los promotores de la iniciativa a nivel nacional, declaró a la prensa que el plan de clases persigue el propósito de preparar a los cooperativistas en la comprensión y las normas requeridas a fin de garantizar la marcha de las operaciones de sus entidades.

Indicó que sus administradores deben conocer detalles sobre inscripción y dirección, las soluciones a posibles conflictos entre los socios, la toma de decisiones, el trabajo en equipo, la gestión del cambio y las perspectivas de sus correspondientes negocios.

 

 

14 de Junio: anulación del tiempo

images

Mi primer nombre, Antonio, lo heredé de mi padre, y él de mi abuelo, pero como a este último no lo conocí no fue hasta que supe de Maceo que me comenzó a decir algo en concreto, porque todos sentimos una sensación especial cuando descubrimos que compartimos el nombre con un héroe, aunque en esta coincidencia medie solo la casualidad.

Ernesto es un nombre que parece tener vida propia. Tal vez fue eso lo que llevó al escritor británico Oscar Wilde a escribir un libro sobre la importancia de llamarse así.

No sé si Celia de la Serna y su esposo lo leyeron, pero lo que es evidente que se dejaron seducir por sus “encantos” y se lo pusieron a su primogénito, quien mañana, al igual que Antonio Maceo, cumpliría años: 86 el nacido en Rosario, Argentina, y 169 el hijo de Mariana Grajales.

Si nos dejáramos llevar solo un momento, uno solo, por la metafísica, según los presupuestos de esta, un hombre puede representar a todos los del mundo. Entonces, Borges mediante, no sería tan casual la coincidencia de natalicios que mañana conmemoramos, pues en realidad estaríamos en presencia de un solo ser humano, repetido en el tiempo y en un solo ideal.

Por tanto, Maceo y Ernesto podemos ser todos. Es más, en esto, en darles vida diariamente, nos va una parte considerable de la continuidad de nuestro proceso social.

Para mencionar dos argumentos, que no son precisamente los primeros que recordamos, hoy más que nunca hace falta ese Che polemista en temas económicos, ese que no titubeó en criticar temas de este tipo, incluso si los cuestionamientos iban dirigidos a un gigante como la antigua Unión Soviética. Ese deseo de participación y de decir lo que se piensa es fundamental en estos momentos de actualizaciones y reordenamientos, algunas de cuyas cuestiones ya había vislumbrado en sus debates económicos con Carlos Rafael Rodríguez.

De Maceo quiero insistir en todo lo que encierra la frase martiana de que tenía “tanta fuerza en la mente como en el brazo” y lo que significa en nuestro contexto actual.

Así, Antonio y Ernesto caminan por cualesquiera de nuestras calles, sin recordar su vida pasada, puede ser hombre o mujer, el color de su piel es el del arcoiris, pero lo anima un deseo intenso de llenar el mundo de justicia y belleza.

De esta manera, y sin proponérselo, dos hombres han anulado el tiempo.

Hospital “hospitalizado” (Primera parte)

IMGP0005_New1

Una deuda contraída con los habitantes de esta provincia está comenzando a ser saldada. Se trata de un proyecto constructivo basado en una cuantiosa inversión, que junto a acciones de reparación y mantenimiento devolverán la lozanía al hospital general docente Ernesto Guevara de la Serna, que el 14 de junio de 1980 fuera inaugurado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

El paso del tiempo y las indisciplinas sociales han mellado su estructura, convirtiéndolo en un centro que, además de por las lógicas razones que se desprenden de su objeto social, los tuneros miraban -y miran aún- con cierto recelo a la hora de acudir hasta sus predios.

Un equipo de reporteros de este Semanario visitó la institución para obtener de primera mano los detalles del proyecto y recoger las opiniones de la población y de sus trabajadores (junto a las llegadas a 26 por el correo electrónico y el convencional) sobre las condiciones higiénicas, materiales y de servicio.

“CONCEBIR” SOLUCIONES… DURADERAS

En el área de Maternidad (Obstetricia), programa priorizado del sistema de Salud, “nace” el muestreo de este equipo de trabajo sobre el estado de opinión de trabajadores y público una vez que ingresan a la cotidianidad hospitalaria.

El doctor Vicente Mackenzy, de la sala de Cuidados Perinatales (B2), asegura que el trabajo del personal médico es eficiente y de buena aceptación entre las pacientes, teniendo en cuenta que allí son trasladadas las embarazadas de riesgo. Sin embargo, agrega: “Nos afecta mucho la falta de mobiliario y luminarias para realizar el reporte médico, la sala presenta rotura de la carpintería y deterioro en las mesetas y baños.”

Las salas G2, C2 y D2, (de Puerperio), fueron remozadas hace más de un año, según pueden recordar sus trabajadores, tiempo en el que tuvieron que soportar traslados de piso para evitar la interferencia con las actividades constructivas; un proceso que duró más tiempo del que tardó en descomponerse la “salud” de la estructura y los medios instalados para bienestar del paciente.

“Cuando se hizo la reparación de las salas -aseguran las enfermeras – se encontraron en el falso techo de los baños papeles y algodones usados… Aquí viene mucha gente, lo cual provoca divergencia en las conductas.”

Poco tiempo después de rehabilitadas comenzaron a desaparecer las lámparas, los tomacorrientes y hasta los tubos de los toalleros… pues según sus experiencias, “en los horarios de visita no se puede controlar a todo el personal que entra y no se sabe cuándo, ni quiénes sacan esos recursos”.

Dificultades planteadas por los trabajadores destacan la escasez de papel, modelos y lapiceros para el trabajo oficial. Las historias clínicas de la madre y el bebé, una de las tareas de ineludible actualización, se realizan a diario con los medios que pueden “conseguir”.

“Se nos entrega lapicero pero se gasta muy rápido y tenemos que comprar el repuesto en la calle porque el “papeleo” no se puede hacer con lápiz. Se nos dice que no hay recursos para entregarnos, pero allá abajo hay un señor que vende repuestos”, asegura un miembro del equipo de guardia en la sala D2.

Esta área hace suya la problemática que aqueja a muchas de sus salas homólogas. Solo queda funcional un lavamanos: el del baño del personal médico; el resto de los instalados en cubículos y baños comunes se filtran y/o no funcionan las llaves.

La rotura de las duchasobliga a las embarazadas, en condiciones de salud delicadas propias del parto, a trasladar cubos de agua para el aseo desde un cubículo de limpieza que se encuentra en el pasillo, el cual reiteradamente presenta tupiciones por desechos que son vertidos inconscientemente en su tragante.

El deterioro gradual de las condiciones en locales que deberían estar colmados de impecable higiene es una preocupación que atañe a la Dirección de la institución. Sin embargo, el comportamiento del público allí presente tampoco es de mucha ayuda ante la carencia.

En nuestra visita se evidenció que en uno de los cubículos faltaba limpieza: un lavamanos se encontraba tupido con agua sucia y papeles, el urinario estaba usado y sin descargar, uno de los cestos de basura se encontraba lleno y varios papeles en el piso denunciaban el descuido.

La explicación del equipo de enfermeras estuvo dada por la ausencia ese día de la auxiliar de limpieza y como alternativa tuvo que trasladarse de otra área ese servicio. “Esta tarea nunca falta. Se retrasa porque se hace a intervalos entre las visitas del médico, los baños de las pacientes y los bebés; pero los acompañantes no entienden y ensucian los baños desde temprano”, afirmaron.

MOLESTIAS A CUENTAGOTAS

IMGP0003 copia

Las redes hidrosanitarias son una problemática común en varios sectores de la estructura hospitalaria. La imposibilidad hasta hoy de remover las tuberías deterioradas hace que los gastos para la reforma de pintura, losetas o lavamanos de mediana calidad sean prácticamente inocuos.

Así lo muestra la sala D3 de Ortopedia. “Hace cuatro años se reparó esta área. Los obreros no trabajaron con calidad; por ejemplo, no se hizo la trampa de yeso para el desagüe y se tupe”, comenta Yaimé González Montero, jefa de enfermería. “Aun así, hemos recibido atención de la Dirección del hospital y se hizo un informe de las roturas para remozarlas este año.”

Una razón del desgaste constructivo, según la explicación de la directiva, es que las labores las realizan trabajadores de apoyo de diferentes organismos a los cuales les falta preparación, pues el presupuesto no alcanza para el pago de profesionales.

“Otra cuestión que nos preocupa, agrega, es la falta de pesas y otros implementos de ortopedia que necesita la sala y que pudieran resolverse mediante convenios con organismos de la provincia.”

La falta de recursos ha sido en más de una ocasión motivo de disgustos en el Cuerpo de Guardia. José Antonio Mariño, jefe del área de Urgencias, informa que: “Tenemos nueve sillas de rueda, solo diez camillas -en mal estado la mayoría- y cinco camilleros de guardia para atender la consulta externa y hospitalización general. La plantilla está cubierta y los horarios distribuidos para las 24 horas. La Dirección del hospital está pendiente del funcionamiento del servicio, con apoyo de los electromédicos que reparan los medios, pero no damos abasto.”

Un total de 20 camilleros -que no cuentan con uniformes identificativos- desempeñan la tarea, de auxiliar las urgencias. Su presencia en el puesto de mando dependerá siempre de su agilidad y el personal transitorio.

La distribución del equipo de guardia de Ginecología y Obstetricia –casi siempre conformada por residentes- es insuficiente, comenta Noel Rodríguez, residente de cuarto año. “En el Cuerpo de Guardia se atiende a los ingresos y con prioridad las urgencias. Como trabaja un solo doctor, a veces los ingresos suben tarde a la sala y a veces sin la comida ordenada.

“Es un área reparada, pero el aire acondicionado está roto. Esta es una preocupación profesional de todos pues ese sistema es el que impide que se contagie las infecciones a las pacientes que llegan con trabajo de parto.”

DE REGLAMENTACIONES Y DEBERES

IMGP0002_New11

Una inconformidad de muchos acompañantes está relacionada con el pase permanente dentro del hospital.

Roberto, residente en el municipio de Majibacoa, acompañante de su esposa tras un parto riesgoso por la edad, comenta: “El pase nos permite salir en las mañanas, desde las 6:00 hasta después de las 7:00, pero en ese horario no nos da tiempo con el baño de la madre y el bebé antes de las visitas del médico. He tenido que subirle merienda con un naylon y una soga al que esté cuidándola.”

La socióloga Elizabeth Toronzo, del Departamento de Atención a la Población, informa que el horario de visitas, así como los requerimientos del pase permanente solo a los acompañantes de los pacientes que lo requieran, son indicaciones de la Resolución 16 del Ministerio de Salud Pública. Se aplica por igual en todo el país y no admite modificaciones.

“El horario de visitas -señala- distribuido los martes y jueves, de 5:00 a 6:00 pm, el sábado de 2:00 a 3:00 pm y domingo de 2:00 a 4:00 pm., tuvo incongruencias en sus inicios, pero ya la población respeta lo establecido.”

“Debemos entender que este horario tiene el objetivo de cuidar la infraestructura dañada del hospital, evitar la concentración de personal, el bullicio y la indisciplina. Otro tanto ocurre con la insistencia de entrar comida que luego es desechada incorrectamente, atrayendo vectores y molestias”, explica Alfonso Ruiz Romero, jefe del Departamento Atención a la Población.

“El pase permanente se entrega para controlar la estancia en el hospital; eso no posibilita que el acompañante pueda transitar libremente por los pasillos. Aun así, se toma con mayor rigor el horario de la mañana, pues en la tarde incluso se hacen excepciones para que los acompañantes puedan bajar y descansar”, indica Ruiz Romero.

“Cuando se comenzó a implementar la Resolución, asevera la enfermera Yaimé González, se nos explicó al personal que sería la provincia la que se adecuaría a las regulaciones. Así, Transporte adoptaría medidas para asegurar el traslado de la población de los municipios de acuerdo con los horarios de visitas, pero eso no se ha cumplido.”

El acompañante de la sala D3 de Ortopedia, Carlos Rodríguez, siente sobre su espalda la dificultad. “Somos de ‘Amancio’, y desde allí el transporte está distribuido los días contrarios a la visita. Si cumplimos con lo establecido entrando a las 5:00 de la tarde, entonces tendremos que dormir en la terminal.”

“También hemos tenido conflictos con los custodios, plantea la socióloga. Si bien es cierto que en muchas ocasiones este personal no tiene el trato adecuado con el público por el escaso nivel de estudios, el carácter u otras cuestiones personales que no deberían interferir en su función, el usuario no se queda detrás pues se han presentado casos de agresión y daños físicos a nuestros custodios.”

Miguel Morel García, jefe de Protección Física, responde al respecto: “Nosotros somos la seguridad dentro del hospital; cuando impedimos el paso de personal solo estamos cumpliendo órdenes superiores. Pero estamos conscientes de que se pueden hacer excepciones, siempre que el visitante exponga razones de peso. Eso lo hemos explicado a todos nuestros custodios.”

“Todos hemos vivido experiencias en la instalación. El hospital no tiene un local para la estancia de los familiares que pasan la noche en los parques en espera de noticias. Hay personas que pasan semanas, se bañan, comen y duermen  como pueden en los parques y alrededores, una imagen lamentable.

“Los más viejos recordamos la existencia de un motel para cubrir esta necesidad de hospedar a los familiares y todos nos preguntamos: ¿Por qué la provincia no rescata esa idea, a precios asequibles, para facilitar la estancia de personas de municipios y comunidades alejadas? Esa podría ser la solución a muchos problemas.”

Que Patria nos contemple orgulloso

Periodismo

 

En una fecha como hoy, Día del Periodista Cubano, traté de resistirme a la recurrente tentación de citar a José Martí para referirme al significado de esta profesión. Sin embargo, fue en vano.

La “culpa” la tiene esta frase: “Sólo quien sabe de periodismo y de lo costoso del desinterés, puede estimar de veras la energía, la tenacidad, los sacrificios, la prudencia, la fuerza de carácter que revela la aparición de un diario honrado y libre”.

Si algo me transmitieron estas palabras fue la sensación de que únicamente otro que lo haya ejercido es capaz de entender a quienes diariamente nos encontramos a mitad de camino entre el hereje y el guerrero.

Para nuestro Apóstol de la independencia, sin dudas el más brillante e imperecedero colega de profesión, la nuestra es una tarea de desapego y altruismo en la que se debe dar todo de uno mismo sin esperar mucho o nada a cambio, porque no hay nada más parecido a un acto de desprendimiento que esa muerte prematura e inexorable de nuestro trabajo una vez que es desvirginizado por la audiencia o los lectores.

Por suerte -creo- tengo edad suficiente como para no saber aún lo que realmente significa ser periodista, si es que realmente encierra algo distinto con respecto a cualquier otro oficio, alguna trascendencia no prevista que solo con el tiempo se va develando y para la que tengo la impresión existen tantas formas de presentarse como personas que lo ejercen.

Pienso que este desconocimiento me protege. Se convierte en una rara virtud que me permite llevar ese cetro del que habló Martí con una gran dosis de inocencia, todavía. Quizás la misma de quien lo calificara como el mejor oficio del mundo, mientras me llega el momento de comprender que es también decir lo que alguien no quiere que se diga, porque si no es sencillamente relaciones públicas. O dicho martianamente, “buscar clavar la verdad en los corazones”.

Acaso aspiramos demasiado y la cera de nuestras alas se derrita, pero pretender menos, buscar algo distinto que no sea arder en “la pasión de la verdad”, sería rebajar nuestra labor a eso que Voltaire llamó “vender el alma por tres escudos al mes”.

Lo que intento decir es que hoy, 14 de marzo, cuando 122 años atrás saliera a la luz por primera vez un rotativo llamado Patria, sigo aún sin comprender totalmente qué significa ser periodista, y hasta cierto punto me alegro por ello.

Cinco Héroes y un Gigante

Hugo Chávez con familiares de los Cinco Héroes con motivo de la entrega de la Orden del Libertador, en noviembre de 2009.

Hugo Chávez con familiares de los Cinco Héroes con motivo de la entrega de la Orden del Libertador, en noviembre de 2009.

“Los Cinco Héroes cubanos también son venezolanos, también son nuestroamericanos, martianos, bolivarianos, héroes de nuestro pueblo”. De esta manera se refería el líder eterno de la Revolución Bolivariana, Hugo Rafael Chávez Frías, a nuestros luchadores antiterrioristas en noviembre de 2009 en ocasión de la entrega de la Orden del Libertador, máxima condecoración que otorga el estado venezolano.

“Esta es una lucha mundial, porque es una lucha por la dignidad del ser humano, es una lucha verdaderamente por la justicia”, expresó también en esa ocasión.

Fueron incontables las tribunas desde donde Chávez reclamó la inmediata excarcelación de René, Ramón, Antonio, Gerardo y Fernando.  Nunca dejó de transmitirles aliento y confianza porque: “Un revolucionario como ellos no se siente preso; claro, eso no significa que van a seguir ahí, no; nosotros creemos que si es que tenían que pasar por ahí para demostrar lo que han demostrado, y para darnos más fuerza en la batalla contra el imperio, ya cumplieron con ese papel, y ahora los queremos en las calles de Cuba, en las calles de Venezuela, junto a los pueblos.”

Él, precisamente, sabía lo que significaba guardar prisión por defender los ideales en los que se cree, algo que, sin dudas, contribuyó a su identificación con los Cinco, como mundialmente se les conoce, quienes infiltrados en grupos terroristas del sur de la Florida, defendieron a su pueblo, y al del propio Estados Unidos, del odio ciego de quienes ven en la lucha legítima de los históricamente oprimidos una afrenta; los mismos que hoy intentan crear en la República Bolivariana un estado de caos que justifique una intervención extranjera o al menos la salida de Nicolás Maduro, legítimo y constitucional heredero de las ideas de Hugo Rafael.

El nacido en Sabaneta, en el estado de Barinas, denunció la doble moral del gobierno norteamericano al no extraditar a su país al connotado terrorista de origen cubano Luis Posada Carriles, prófugo aún de la justicia venezolana por el vil atentado contra un avión cubano frente a las costas de Barbados, en 1976.

Además del rosario de acciones contra Cuba, Posada se desempeñó, cumpliendo órdenes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus iniciales en inglés) como miembro de la policía política de Venezuela (DISIP), período en que fue conocido bajo el nombre del Comisario Basilio, dejando tras de sí todo un sangriento historial de torturas, asesinatos, atentados y desapariciones, todo lo cual demuestra la justeza de la actuación de nuestros Cinco Héroes.

El compromiso de los hijos de la patria de Bolívar con esta justa causa una vez partido el Comandante Supremo, lo dejó bien claro el presidente Nicolás Maduro, cuando en una reciente misiva dirigida a Fernando González con motivo del regreso a su Isla y a su pueblo, después de cumplir 15 años, 5 meses y 15 días de injusta condena, expresó: “Desde Venezuela, seguiremos luchando sin tregua por la libertad de Ramón, Gerardo y Antonio. Es un mandato que recibimos del Gigante Chávez y lo cumpliremos rigurosamente. ”

Y como si todo esto no fuera suficiente, quiso el destino que “el mejor amigo de Cuba”, como lo calificara nuestro Fidel, partiera hacia la eternidad un día cinco.

El leve murmullo de los elefantes

Por Zucel de la Peña Mora y  Antonio Raúl Oliva Leyva

early-landscapes-1

Ñico se va quedando dormido en su butaca mientras por Multivisión transmiten un documental de Animal Planet sobre los cementerios de elefantes. Dice una leyenda africana que allá iban a pasar sus últimos días los paquidermos moribundos. Al final, eso no pasó de ser más que un mito, no muy diferente al Dorado o la Atlántida.

En las mañanas, cuando el frío le carcome los huesos, como si un nido de bibijaguas habitara en su interior, busca siempre el lado más cálido del patio, antes que el Sol caliente demasiado.

Él es de la época de cuando los hijos pedían a los padres la bendición, les decían usted, no se atrevían a fumar frente a ellos y solicitaban permiso para hablar. En algún momento de su vida, quiso recibir el mismo respeto y soñó con tener descendencia, pero al llegarle la oportunidad, cerró la puerta con un: “Tienes que abortar, no estoy preparado para eso”, sin saber que aquel sería su único chance.

Hoy, a la altura de 70 años, mira hacia atrás y se siente regocijado por las decenas de metas que concretó, pero comprende cuán mal hizo al desechar la opción de ser papá. “Periodistas, cuando uno es joven no piensa que llegará a viejo y necesitará compañía, amor y cuidados. En esa edad uno se cree invulnerable.”

Aún así tuvo suerte y hoy no está solo. Gracias a una sobrina anda limpio y superó los tiempos de depresión, debido a su último divorcio y las enfermedades que aparecieron para colmarlo de achaques. Desde hace una década asiste a la Casa del Abuelo, y allí se pasa el día. Junto a sus contemporáneos y el personal del centro ha formado otra familia, “mi bálsamo”, como gusta decir.

A él le agrada aplicar la Psicología, siente que la ancianidad es una suerte y por eso discute con su amigo Toño, sentado en un balance cercano, cuando expresa: “Llegar a viejo es una desgracia, hasta ayer a mí no me dolía nada y de pronto soy una calamidad. Y lo más terrible, mis hijos me gobiernan, yo no existo para dar una opinión, solo para hacer mandados. El colmo fue que un vendedor el otro día me creyó chocho y quiso estafarme.”

Ñico lo exhorta a contarle a su familia cómo se siente, pero Toño considera realmente que la vida terminó para él. Mientras conversan llegan las seños de la Biblioteca Provincial a realizar una actividad y después el barbero se dará una vueltecita a ver quién necesita un corte. El ambiente se anima, y por un buen rato la ciática, la diabetes, la hipertensión y la artritis parecen asuntos de la ficción y no el molesto concierto de dolencias que no quiere salir del cuerpo de todos.

Clara se alegra y le da por decir: “Mientras estemos vivos hay que hacer algo”.  Esa frase ahora le sale natural, pero años atrás no hubiese sido capaz de enunciarla. Quedó viuda, perdió al hombre que por más de cuatro décadas durmió a su lado y compartió cada momento. Sus nervios estallaron. Pero en esta institución mejoró y su hija hasta se pudo ir de misión internacionalista. Por la tarde la nieta la espera y comparten las labores hogareñas.

Al lado de Clara, en otra silla, está Panchita. Su familia le paga todos los días el  bicitaxi de ida y vuelta para que no camine mucho. Eso está bien, pero en casa no quieren que se mueva, como si ella, que bien pudiera haber sido la protagonista de Francisca y la muerte – el cuento de Onelio Jorge Cardoso-, tuviera algún interés de estar en una urna de cristal.

Ñico mira a sus compañeros y entiende que el reto de Cuba es grande. Recuerda a su vecino Esteban, combatiente de la clandestinidad, siempre carbonero y gente de campo. Ahora, por las enfermedades y la imposibilidad de caminar de su esposa, se mudó para un cuarto en el hogar de su nuera. Parece un pajarito encerrado y sufre porque depende de otros. Con la chequera ha tenido problemas, la Asistencia Social no acaba de responder y por otro lado lleva casi un año en espera de su prótesis dental.

Todos deseamos llegar  a viejos, y todos negamos que hayamos llegado

Quevedo

 

El Censo Nacional de Población y Vivienda en septiembre del 2012 declaró que en Cuba habitan 11 millones 163 934 personas. De cada cien de ellas,  alrededor de 18 suman más de 60 años. Lo que ubica a la Isla en una elevada tasa de envejecimiento, la más alta de la región latinoamericana, al tiempo que posee la más baja de fecundidad.

En el caso de la provincia, en el momento censal había más de 90 mil 800 personas de la tercera edad, solo un punto porcentual por debajo de la media nacional. De ellos, 246 son centenarios, a lo que si sumamos que poseemos la mayor esperanza de vida al nacer del país (79, 28 años), se comprenderá que si los retos a nivel de nación son grandes, los del Balcón de Oriente requieren de una urgente respuesta.

Estudios recientes alertan que para el 2025 este será el país más envejecido del continente con alrededor del 26 por ciento de habitantes sexagenarios o con más edad sobre sus hombros. Y confirman que Cuba nunca llegará a los 12 millones de habitantes porque hemos tenido tres décadas sin reemplazo poblacional. Desde 1978 no queda una hija por cubana que la sustituya en el futuro cercano en la procreación.

 

Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida

Pablo Picasso

 Sally_Mann_Family_Pictures_11

Ñico se pregunta si existe eso que habla la psicóloga: saber envejecer. Entiende que significa mucho más que resignarse a ser viejo. ¿Es acaso luchar contra lo imposible? Se trata de aprender a vivir con el conflicto de a veces tener la mente joven y el cuerpo en otra época, ver morir a los amigos de la infancia; entender que debemos aceptar la ayuda de otros, que es posible paliar el efecto de los años con atención médica y ejercicios físicos.

Se dice todo a sí mismo y tararea bajito el lema de unos vecinos suyos: El círculo de abuelos Alegrías de vivir, lucha por un hermoso porvenir, incorpórate a mi club, de ambiente juvenil, no lo pienses más. Fuerte, saludable, siempre estarás. Sonríe y alguien le dice si se está acordando de alguna maldad. Pero  no hace caso y en ese momento siente el deseo de convencer a cualquiera que las canas no son sinónimo de inutilidad, ni de condena a una jaba para la bodega.

Buscar el momento para el entretenimiento, el amor; ver lo bueno de la etapa, como la posibilidad de dar consejos; disfrutar de los nietos y reír con sus travesuras sin el estrés de ser los padres, no resultan ideas locas. Él lo asume así. “Ojalá nos hayamos ganado el cariño de nuestros familiares”, concluye en silencio.

En sus cavilaciones no solo dialoga con los de su grey, también le habla a Cuba y a la familia. La segunda porque en ella está el embrión de la atención y el respeto a la tercera edad, la que debe entender que los ancianos no son niños, pues verlos así implica decidir por ellos; ni tampoco el cuarto de desahogo de la vida agitada de sus miembros.

Y la primera, cada vez con más canas, porque el envejecimiento poblacional late entre sus mayores retos. La Seguridad Social deberá trabajar a un ritmo de eficiencia que está muy lejos de alcanzar y tendrán que multiplicarse las casas de abuelos y hogares de este tipo. El sistema de Salud potenciar las especialidades geriátricas y la economía encontrar la fórmula de supervivencia. Hasta en la vía habrá que tener más cuidado con tantos ancianos  deambulando.

Ñico sabe que la misión es titánica, sin embargo alguna vez leyó que el arte de envejecer es el arte de conservar alguna esperanza, y en eso está, para dejar las arrugas solo en su cara y que no pasen al espíritu.

Llega la hora de irse a casa de la sobrina. En el trayecto un niño le ayuda a cruzar la avenida. Otro gesto para entender a la psicóloga.  Mientras se aleja, su andar cadencioso y pausado recuerda al de un hermoso y sublime animal de la pradera africana.

 

De frijoles, cañones y periodistas

311-600x496

“Ponga ahí, periodista, que Raúl dijo que los frijoles son tan importantes como los  cañones”, me dice algo enardecido mi interlocutor ante la escasez de “municiones”  a que lo han condenado. Y así lo escribo, sin detenerme a pensar si la frase es cierta o no, porque razón no le falta.

La CCS Oscar Guerrero, de Vedado 5, municipio de Jesús Menéndez, ostenta la categoría de “fortalecida”; pero con el tiempo, como las palabras que de tanto repetirlas van perdiendo su significado, ya nadie se acuerda lo que eso significa.

“Anote ahí usted que desde hace 3 meses estamos esperando el combustible y el fertilizante para la siembra del frijol y esta es la fecha (9 de noviembre), cuando se supone que las tierras deben estar preparadas y sembradas, que no hemos recibido nada”, me dice el presidente de la cooperativa.

Y yo, que de agricultura sé muy poco, me siento delante de esos campesinos, con mi libreta de notas y mi lapicero, como un torpe burócrata; precisamente delante de quienes todavía creen en la prensa y en los periodistas y que para más, realizan diariamente una anónima e imprescindible labor.

“Aquí debíamos estar 56 campesinos, pero mire, solo hay 13 porque ya nadie quiere venir a las reuniones, porque siempre planteamos los mismos problemas y no se resuelven”, me dice el que me recordó la frase de nuestro presidente, quien es además graduado universitario, un ingeniero mecánico que cambió su profesión por la de “echar a andar la tierra”.

Me dice que este año se les va a pagar mejor el frijol, porque es sustitución de importaciones, pero que se sienten defraudados porque no les ha llegado el paquete tecnológico y ni siquiera viene nadie de la empresa agropecuaria a sus reuniones, aunque otras cooperativas sí les han llegado los insumos.

“Vaya a ver qué puede hacer usted por nosotros, periodista, ponga ahí todo lo que le estamos diciendo”, fue lo último que me dijeron.

Sería una imagen de pésimo gusto decir que tomo la pluma, o en este caso el teclado, como quien toma un arado o un machete, porque además de facilista, estaría plagiando un poema de Fayad Jamís. Sin embargo, no tengo otra manera de hacerles sabes a esos campesinos la admiración que por ellos siento y es también una manera de darles las gracias por creer, especialmente en estos tiempos, en nosotros, los periodistas, y en la pertinencia de una crítica oportuna.