Cinco Héroes y un Gigante

Hugo Chávez con familiares de los Cinco Héroes con motivo de la entrega de la Orden del Libertador, en noviembre de 2009.

Hugo Chávez con familiares de los Cinco Héroes con motivo de la entrega de la Orden del Libertador, en noviembre de 2009.

“Los Cinco Héroes cubanos también son venezolanos, también son nuestroamericanos, martianos, bolivarianos, héroes de nuestro pueblo”. De esta manera se refería el líder eterno de la Revolución Bolivariana, Hugo Rafael Chávez Frías, a nuestros luchadores antiterrioristas en noviembre de 2009 en ocasión de la entrega de la Orden del Libertador, máxima condecoración que otorga el estado venezolano.

“Esta es una lucha mundial, porque es una lucha por la dignidad del ser humano, es una lucha verdaderamente por la justicia”, expresó también en esa ocasión.

Fueron incontables las tribunas desde donde Chávez reclamó la inmediata excarcelación de René, Ramón, Antonio, Gerardo y Fernando.  Nunca dejó de transmitirles aliento y confianza porque: “Un revolucionario como ellos no se siente preso; claro, eso no significa que van a seguir ahí, no; nosotros creemos que si es que tenían que pasar por ahí para demostrar lo que han demostrado, y para darnos más fuerza en la batalla contra el imperio, ya cumplieron con ese papel, y ahora los queremos en las calles de Cuba, en las calles de Venezuela, junto a los pueblos.”

Él, precisamente, sabía lo que significaba guardar prisión por defender los ideales en los que se cree, algo que, sin dudas, contribuyó a su identificación con los Cinco, como mundialmente se les conoce, quienes infiltrados en grupos terroristas del sur de la Florida, defendieron a su pueblo, y al del propio Estados Unidos, del odio ciego de quienes ven en la lucha legítima de los históricamente oprimidos una afrenta; los mismos que hoy intentan crear en la República Bolivariana un estado de caos que justifique una intervención extranjera o al menos la salida de Nicolás Maduro, legítimo y constitucional heredero de las ideas de Hugo Rafael.

El nacido en Sabaneta, en el estado de Barinas, denunció la doble moral del gobierno norteamericano al no extraditar a su país al connotado terrorista de origen cubano Luis Posada Carriles, prófugo aún de la justicia venezolana por el vil atentado contra un avión cubano frente a las costas de Barbados, en 1976.

Además del rosario de acciones contra Cuba, Posada se desempeñó, cumpliendo órdenes de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus iniciales en inglés) como miembro de la policía política de Venezuela (DISIP), período en que fue conocido bajo el nombre del Comisario Basilio, dejando tras de sí todo un sangriento historial de torturas, asesinatos, atentados y desapariciones, todo lo cual demuestra la justeza de la actuación de nuestros Cinco Héroes.

El compromiso de los hijos de la patria de Bolívar con esta justa causa una vez partido el Comandante Supremo, lo dejó bien claro el presidente Nicolás Maduro, cuando en una reciente misiva dirigida a Fernando González con motivo del regreso a su Isla y a su pueblo, después de cumplir 15 años, 5 meses y 15 días de injusta condena, expresó: “Desde Venezuela, seguiremos luchando sin tregua por la libertad de Ramón, Gerardo y Antonio. Es un mandato que recibimos del Gigante Chávez y lo cumpliremos rigurosamente. ”

Y como si todo esto no fuera suficiente, quiso el destino que “el mejor amigo de Cuba”, como lo calificara nuestro Fidel, partiera hacia la eternidad un día cinco.

Anuncios