De frijoles, cañones y periodistas


311-600x496

“Ponga ahí, periodista, que Raúl dijo que los frijoles son tan importantes como los  cañones”, me dice algo enardecido mi interlocutor ante la escasez de “municiones”  a que lo han condenado. Y así lo escribo, sin detenerme a pensar si la frase es cierta o no, porque razón no le falta.

La CCS Oscar Guerrero, de Vedado 5, municipio de Jesús Menéndez, ostenta la categoría de “fortalecida”; pero con el tiempo, como las palabras que de tanto repetirlas van perdiendo su significado, ya nadie se acuerda lo que eso significa.

“Anote ahí usted que desde hace 3 meses estamos esperando el combustible y el fertilizante para la siembra del frijol y esta es la fecha (9 de noviembre), cuando se supone que las tierras deben estar preparadas y sembradas, que no hemos recibido nada”, me dice el presidente de la cooperativa.

Y yo, que de agricultura sé muy poco, me siento delante de esos campesinos, con mi libreta de notas y mi lapicero, como un torpe burócrata; precisamente delante de quienes todavía creen en la prensa y en los periodistas y que para más, realizan diariamente una anónima e imprescindible labor.

“Aquí debíamos estar 56 campesinos, pero mire, solo hay 13 porque ya nadie quiere venir a las reuniones, porque siempre planteamos los mismos problemas y no se resuelven”, me dice el que me recordó la frase de nuestro presidente, quien es además graduado universitario, un ingeniero mecánico que cambió su profesión por la de “echar a andar la tierra”.

Me dice que este año se les va a pagar mejor el frijol, porque es sustitución de importaciones, pero que se sienten defraudados porque no les ha llegado el paquete tecnológico y ni siquiera viene nadie de la empresa agropecuaria a sus reuniones, aunque otras cooperativas sí les han llegado los insumos.

“Vaya a ver qué puede hacer usted por nosotros, periodista, ponga ahí todo lo que le estamos diciendo”, fue lo último que me dijeron.

Sería una imagen de pésimo gusto decir que tomo la pluma, o en este caso el teclado, como quien toma un arado o un machete, porque además de facilista, estaría plagiando un poema de Fayad Jamís. Sin embargo, no tengo otra manera de hacerles sabes a esos campesinos la admiración que por ellos siento y es también una manera de darles las gracias por creer, especialmente en estos tiempos, en nosotros, los periodistas, y en la pertinencia de una crítica oportuna.

Anuncios

Un pensamiento en “De frijoles, cañones y periodistas

  1. Tienes razón, es muy difícil a veces escribir sobre esos hombres “desconocidos” que habitan nuestros campos y se empeñan día a día en hacer producir la tierra aunque ante ellos surjan cada vez más “molinos”. Y lo peor es mirar a veces sus ojos y descubrir en ellos montones de preguntas para las que muchas veces nosotros, los periodistas, tampoco tenemos respuestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s