Un final feliz a toda costa


Playa La HerraduraFlor pensó en su padre cuando demolían El Ranchón. Después de cinco años como su administradora, la imagen de este reducido a escombros se le asemejaba al féretro de su progenitor, fallecido pocas semanas antes. Pero no pasaría mucho tiempo sin que esta triste analogía cambiara radicalmente su tono pesimista, desenlace que tendría como escenario a la playa La Herradura, en el norteño municipio de Jesús Menéndez.
Todo se inició con el proceso de reordenamiento de las zonas costeras, que se lleva a cabo en el país con el objetivo de proteger estos ecosistemas, dañados por la actividad del hombre, y para minimizar las afectaciones ocasionadas por contingencias meteorológicas.
Desde mediados de año pasado, se acometió el derrumbe de 45 instalaciones, fundamentalmente estatales, como el mencionado restaurante, amplio espacio techado para el disfrute de los bañistas, lamentablemente ubicado sobre una duna de arena, a pocos metros del mar. Tarde o temprano, este terminaría por “tragárselo” si no se tomaban las medidas a tiempo.
Cuatro meses después, ya es palpable la mejoría de la franja arenosa de la playa, lo que llevó a muchos escépticos del lugar a comprender la importancia de este vital proceso. Además, se reubicó el área de recreación y el restaurante, que aunque no posea el mismo espacio de antes, aporta la misma cantidad de dinero.
Igual suerte corrió la cafetería del lugar, cuya antigua instalación se encuentra prácticamente demolida y hoy día, una vez construida en una zona no vulnerable, continúa brindando sus servicios a la población.
Desde septiembre del año pasado este proceso entró en su segunda etapa, la que incluye la demolición de las edificaciones particulares que se encuentran sobre la franja costera. Para este año está previsto que sean más de mil las instalaciones eliminadas.
Silverio Mantecón Licea, director de la unidad de medio ambiente de la dirección territorial del CITMA, señaló que la prioridad serán las edificaciones que se encuentran sobre las dunas de arena y que la distancia con respecto al mar está en dependencia del tipo de costa. Apuntó también que serán protegidas las personas que poseen residencia permanente en estos lugares, a las que se le darán facilidades para la reubicación de sus viviendas. Hasta el momento, se han efectuado 12 audiencias públicas con los habitantes de los litorales a salvaguardar.
Mantecón Licea reconoció que ya son palpables los primeros resultados en playas como La Herradura y La Llanita, al norte de esta provincia. En esta última existían 67 metros de muro y actualmente también se aprecia una considerable recuperación de la franja arenosa.
¿Un final feliz? Pudiera ser….

Anuncios

Un pensamiento en “Un final feliz a toda costa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s