Diatriba de un veranovidente

Durante mi niñez, en los no muy lejanos años noventa, el sintagma programación de verano despertaba en todo mi grupo etario la más ferviente alegría porque, si los apagones lo permitían, significaba que en uno de nuestros dos canales de televisión de entonces tendríamos aproximadamente 15 horas de transmisión: ¡todo un privilegio en los años más difíciles del período especial.
Quién que supere el cuarto de siglo en edad no se acuerda de cómo se detenía un país, ya detenido en sí por la coyuntura histórico-económica, con aquellas novelas colombianas, que entre Caballos Viejos y Aguas Mansas hicieron más soportables nuestras tardes finiseculares.

Los niños de entonces, que nada podíamos saber de DVDs o cajitas decodificadoras, nos despertábamos cada mañana dispuestos a ver cuantas veces fuera necesario, con el estoicismo de un caballero medieval, los mismos dibujos y películas animadas de siempre, que parecían ser los únicos salvados de algún incendio en el ICRT; o las películas de los mediodías, sacadas de algún ciclo de cine norteamericano de los años cuarentay cincuenta del pasado siglo.
Como es lógico, los años pasaron, y con ellos, mi infancia; además, claro está, de nuestra programacióntelevisiva, incluyendo a la del verano.
En estos tiempos que corren a tan altas velocidades, ¿cómo le explico a un niño que mis vacaciones se condensaban frente a un televisor en blanco y negro, y que los apagones eléctricos eran mi peor pesadilla?
¿Entenderá un nativo digitalque luego de ver alguno de nuestros programas favoritos nos reuniéramos para, con la solemnidad que ya quisieran tener muchas reuniones o asambleas, comentar y hasta dramatizar nuestras partes favoritas?
¿Significará algo para los hijos del paquete ese gusto amargo con que llegaba septiembre y con él la vuelta a la programación que se iniciaba a las 6 de la tarde?
Estas son preguntas que me hago desde la nostalgia, y no sin cierta carga de reproche, aunque consciente de que esas circunstancias moldeó a mi generación y nos convirtió en los televidentes impenitentes que somos hoy, capaces de apreciar mejor que nadie lo que significa tener más de cinco canales a nuestra disposición, con 3 de ellos transmitiendo las 24 horas.
De tan solo mencionarlo, el niño de los noventa que llevo por dentro se pregunta qué hará con tantas opciones a su disposición, que de seguro no querrá perderse. Por suerte, o quien sabe si por desgracia, la persona adulta que soy sí lo duda un poco.

Topar los precios: de los males, el menor

Explíquele a un chino nacido después de implantada la Política del Hijo Único lo que es un hermano. Si le comprende, entonces también puede hacer entender a los cubanos cómo es que funciona en nuestro país las leyes de oferta y demanda.

En este sentido, los debates generados en diciembre último durante la sesión de nuestro principal órgano legislativo, generaron muchas expectativas en el pueblo, el cual espera con urgencia que el Estado se involucre más en esta cuestión y no se lo deje todo a las tan nebulosas leyes de la oferta y la demanda.

Dicen los que saben que para disminuir los precios de los productos sólo se pueden hacer tres cosas: elevar los salarios, aumentar la producción o ponerle límite a la ganancia comercial, más conocido como topar los precios.

Realmente, con una economía que se proyecta crecer este año solamente en un dos por ciento, además de la existencia de la doble moneda, deja por descontado que lo primero vaya a ocurrir en un fututo inmediato.

En cuanto al aumento de la producción, aunque se perciben resultados alentadores, los mismos aún no están a la altura de lo que se requiere para que su valor no exceda la capacidad adquisitiva del cubano medio.

Si a ello le sumamos la urgencia de revertir en algo la actual situación, no queda más que la tercera opción.

 

Los especialistas en el tema señalan que tal medida puede generar desabastecimiento y desestimular a los productores. Apuntan también que la existencia de varios intermediarios en la cadena productiva es otro factor que genera tal alza.

Mi criterio es que hay que escoger de los males, el menor. El campesino que pueda vender él mismo sus productos no se verá tan afectado al toparse los precios, como tampoco el que lo hace de segunda mano, es decir, el primero en comprárselo al que lo produce.

Los que venden de tercera y cuarta mano, esos que son en muchos casos los que tienen los precios más altos, bueno, esos son lo que tendrán que buscar otra vía de comerciar que no sea a expensas de desangrar el bolsillo del obrero, a quien precisamente en un sistema socialista como el nuestro, es al primero que hay que proteger.

A fin de cuentas, para ellos, como para muchos de nosotros, que una libra de tomate esté a VEINTICINCO pesos, como lo está en los mercados no estatales de la capital, es como si no hubiera.

 

Juego limpio

washing

Hace algunos días tuve la desdicha de asistir a un grosero acto de machismo, nada más y nada menos que por la televisión nacional, donde un locutor deportivo, haciendo gala de en apariencia desmesurada testosterona, para justificar el juego duro en el béisbol aseguraba que el mismo “no era un deporte para señoritas”. 

Si bien es cierto que esta lamentable frase no es de su autoría, si no que fue cometida por un manager norteamericano hace ya muchos años, la misma es un claro ejemplo de lo que, eufemísticamente, o lo que es lo mismo, para llevarlo suave, podríamos llamar un estereotipo machista.

En primer lugar, y lo que resulta más obvio, las señoritas sí juegan este deporte y en él, como en cualquier otra actividad, son capaces de entregarse al mismo nivel que cualquier hombre, aunque me pregunto qué tiene que ver el himen en todo esto. Es más, me gustaría ver compitiendo a nuestro locutor de marras con una fémina en cualquier ámbito de la vida, incluyendo el deportivo, porque si bien anatómicamente entre el hombres y la mujer existen algunas diferencias que pueden incidir, por ejemplo, en la resistencia física; el coraje, la pasión y la perseverancia no dependen únicamente del sexo biológico que se tenga entre las piernas.

La maternidad, si se quiere, es la más larga y exigente  prueba de resistencia a que se puede enfrentar cualquier ser humano.

Cualquier intento por disminuir, menospreciar o discriminar a la mujer debe ser denunciado, como es el caso, pues constituye una de las más groseras y subliminares formas de ejercer la violencia sobre quienes han tenido que soportar durante siglos ser llamadas el sexo débil.

Si nuestro mundo fuera verdaderamente justo, en ese gran juego que es la vida, la discriminación y la intolerancia quedarían automáticamente expulsadas.

 

 

Innovador a prueba de fugas

Innovador MININT F PEÑA 7-8-14_5054 (6)Luego de una fuga de reclusos, el funcionario de orden interior en establecimientos penitenciarios William Rodríguez Acosta decidió hacer algo para evitar que algo así volviera a ocurrir.

Nunca estudió cerrajería ni nada por el estilo, pero el innovador y curioso que lleva por dentro lo condujo a diseñar, y posteriormente a materializar, la idea que concibió: nada más y nada menos que un candado a prueba de fugas.

“Realmente es un pestillo que posee un canal de cierre con un alto nivel de dificultad para abrirlo, y que tiene un impacto económico muy grande. El candado de coraza, el cual se utiliza en las prisiones, vale 86.60 CUC, mientras que los que yo diseño actualmente tienen un costo de 62. 40 pesos en moneda nacional. Cada mil cierres del primer prototipo, le ahorraba al país 82 mil 200 dólares.

”Donde primero lo instalé fue aquí, en Las Tunas, en 2005, que son los que actualmente están en la Prisión Provincial. Un año más tarde comencé a generalizarlos en el país entero; actualmente se encuentra en todos los establecimientos penitenciarios a nivel nacional.”

Rodríguez Acosta, puertopadrense de nacimiento, asegura con orgullo que hasta ahora no han existido mayores problemas con el funcionamiento de su innovación y confiesa que los pocos que se han reportado han sido por mala manipulación o por el desgaste de casi una década de uso. Es por ello que lo ha ido perfeccionando y ya va por el quinto prototipo, los cuales se codificaron con su nombre: pestillos William.

Actualmente hay planes de comercializarlo en países como Angola y Nicaragua. Algunos cálculos indican un ahorro para el país de más de dos millones de dólares, por lo cual William recibió del MININT la medalla por Servicios Distinguidos.

Increíblemente, aún espera por su ingreso a la ANIR y por oficializar la patente de sus candados. Gracias a él, la imagen de una persona con un manojo inmenso de llaves será solo un recuerdo, pues una sola de las suyas puede utilizarse para más de 30 cerraduras.

Al final, una pregunta se me hizo inevitable: ¿y si alguien consiguiera forzar uno de tus pestillos? La respuesta de mi entrevistado, con más seriedad de la esperada, fue el perfeccionamiento constante de su creación.

 

 

 

 

Los desafíos del Room for Rent

DSC_0777-1800

Un día de 1998, Maritza Moreno-Aurioles decidió alquilar un cuarto de su casa a extranjeros. “Fui una de las primeras en iniciar este negocio en la provincia, sin muchas condiciones, con lo que pude preparar en una habitación. Después abrí la otra y empezaron  a afluir turistas y todo estuvo bien hasta que ya en el año 2003 nos cancelaron porque estábamos ampliando. En el 2006 derogaron la resolución que nos impedía hacerlo, nos aprobaron de nuevo y volví a abrir hasta ahora.”

Como la de Maritza, más de 500 casas y habitaciones se encuentran dedicadas en la provincia  a esta actividad económica no estatal, cifra que supera ampliamente a las del fondo habitacional hotelero, el que está conformado por las 180 del Brisas Covarrubias, 142 del Hotel Tunas y 8 en el Cadilac (525 por 380).

“El cliente de los años iniciales era prácticamente fijo,  existían pocas casas de renta, no había esos hoteles ni paquetes turísticos que hay ahora y regresaban casi siempre, plantea nuestra entrevistada. Ahora solo vienen de paso; en Las Tunas tenemos poca afluencia turística, no es una provincia vistosa, con novedades para promocionar. Yo considero que el turismo aquí está muy malo para el negocio nuestro de casas de renta en divisa.”

Una entrevistada, que prefirió permanecer en el anonimato, declaró que “deberían cobrarnos cuando tenemos clientes porque debemos pagar una tasa fija de 840 CUP mensuales, aunque permanezcamos vacíos.

“Hay muchos cuartos y por tanto no se puede cobrar tanto, de 10 a 15 dólares, porque casi nadie quiere pagar 20. Casi siempre el que inicia, como en los primeros meses no tiene que pagar patente, baja el precio para ganar clientes y eso nos afecta; aquí mismo, muy cerca, hay más de 16 cuartos para arrendamiento.”

Yanet Rubio Cué, directora en funciones de la ONAT en el municipio cabecera, aseguró que el grueso de las casas de renta están en las ciudades de Las Tunas y Puerto Padre, que la cantidad se mantiene estable, sin tendencia al incremento y que el sistema de pago es mensual, de acuerdo con la actual tasa de cambio.

Según la directiva, “es una actividad que presenta declaración jurada por lo que pertenece al régimen general (Resolución 283).”

Una de las propietarias entrevistadas dijo que ha tenido meses que “he estado en cero…el mes pasado, por ejemplo, tuve de arrendamiento solo 4 noches , a veces he tenido 15 días, pero ya no es a tiempo completo, como antes, cuando tenia que anotar por calendario las reservaciones.

“Hay dificultades para los recursos, como sábanas y toallas. Yo encargo muchas cosas con los mismos clientes porque las sábanas de las tiendas no tienen calidad. Cuando hay, se compran de tela de algodón, que es la que más dura, porque las otras son muy finas y se hacen grumitos en la tela y eso no les gusta a los turistas.”

 

SINDICATO: UN NUEVO INQUILINO

DSC_0767-1800

El impulso dado a los trabajadores no estatales en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, específicamente el 262, abrió una nueva etapa en el arrendamiento de casas y habitaciones a personas extranjeras.

Uno de los pasos más importante en la provincia ha sido la creación de dos secciones sindicales, con 119 afiliados en el caso del municipio cabecera. El presidente de una de ellas es Mario Rodríguez Miranda, quien destacó para este semanario lo que ha significado la sindicalización.

“Una de las ventajas es que hoy los arrendadores gozan de prestigio, se ha ido cambiando la imagen que tenían. Nosotros hemos tenido acceso a todas las instancias del Estado. Yo fui invitado personalmente en el 2012 al Sexto Pleno de la CTC y en varias ocasiones hemos intercambiado con el Primer Secretario del Partido y se han eliminado conflictos con Vivienda e Inmigración.

“En enero de cada año pagamos todas las cuotas sindicales y el día de haber y el Primero de Mayo desfilamos junto al bloque de los trabajadores no estatales. Además, realizamos tareas de beneficio social como la celebración de cumpleaños y quinces en la Casa para Niños sin Amparo Filial y la donación de juguetes a los menores ingresados en el Hospital Pediátrico de Las Tunas.”

A Rodríguez Miranda, quien trabaja como docente en la Escuela de Profesores de Educación Física (EPEF), le gusta pensar en grande. “Nuestro gran objetivo es la comercialización y para esto hemos creado un grupo que incluye una patente de Gestor de alojamiento para viviendas y habitaciones. Ahora, de forma legal, podemos tramitar nuestro trabajo. Esta es nuestra máxima prioridad, pues tenemos un nivel de ocupación muy bajo, de 4 a 6 días como máximo al mes.

“Nuestra idea es poder hacer una Agencia de Viaje. Para ello le hemos pedido a la dirección de la CTC en la provincia que nos ayude con un local en el que haya una persona que atienda a quien desee reservar. Ahora tenemos un plan para el verano que incluye el turismo ecológico y el de ciudad, con precios que van desde los 100 hasta los 200 pesos. Hace tres años que estamos pidiendo los hoteles Ferroviario y Santiago, este último con 18 años sin prestar servicio.

“Estamos abogando por la formación de una Cooperativa, ya tenemos el marco teórico, pero estamos trabajando en el tema de la identidad de Las Tunas, porque no queremos hacer turismo por hacerlo, es por ello que junto a la Asociación de Comunicadores estamos haciendo el Manual de identidad.

“También hemos realizado un diagnóstico para la capacitación, porque nos dimos cuenta de que los arrendadores necesitamos prepararnos. En la última reunión que tuvimos con la CTC y el Mintur dijimos que vamos a categorizar nuestras casas de 3 maneras: estándar, que es una normal; colonial, referida fundamentalmente a la arquitectura, y la suite. Queremos empezar también con el alojamiento para bodas con precios de hasta 10 CUC con un servicio diferenciado.

“Actualmente, Infotur realiza un censo para incluir en un catálogo nacional a las casas que reúnan el mínimo de condiciones que se piden: que tengan un nivel de seguridad, de confort, agua fría y caliente, televisión y una caja de seguridad para que el turista guarde sus prendas y el dinero.

“Resumiendo, tenemos importantes objetivos como la comercialización, el grupo de gestión, las ofertas para el verano, el turismo de sol y playa, de ciudad, el rural, para trabajadores, la formación de la Cooperativa, la discusión del nuevo Código de Trabajo y del convenio colectivo, la capacitación para elevar el estándar de nuestro servicio y la creación de una nueva identidad e imagen que ayude al fomento del turismo en la provincia.

“Como insatisfacciones, el bajo nivel de ocupación y la comercialización y gestión de nuestro objeto social.”

A OÍDOS RECEPTIVOS….

Los primeros pasos para aplicar programas de capacitación para la creación y funcionamiento de las Cooperativas no Agropecuarias en el sector del turismo ya se dan en la provincia.

Deisy Ochoa, directora de la filial provincial de la Escuela de Hotelería y Turismo Nuevos Horizontes, aseveró que a partir de septiembre ofertarán 43 cursos de capacitación y formaciones básicas en cuestiones técnicas como cocina, servicio, regiduría de piso y recepción.

Los cursos básicos se impartirán gratuitamente, con una matrícula mínima de 10 alumnos, mientras que los avanzados sí se cobrarán para lo cual ya se han elaborado las fichas de costo.

El MSc. Redelio Aguilar Torres, uno de los promotores de la iniciativa a nivel nacional, declaró a la prensa que el plan de clases persigue el propósito de preparar a los cooperativistas en la comprensión y las normas requeridas a fin de garantizar la marcha de las operaciones de sus entidades.

Indicó que sus administradores deben conocer detalles sobre inscripción y dirección, las soluciones a posibles conflictos entre los socios, la toma de decisiones, el trabajo en equipo, la gestión del cambio y las perspectivas de sus correspondientes negocios.

 

 

Buena suerte

washing

Pasadas las siete de la noche, la parada de la guagua le parece, con el tono siena crepuscular incluido, un antiguo cromo sacado de la época en que, muy cerca de allí, los hombres amarraban sus caballos cuando venían al “pueblo”.

“Dichosos ellos, que no tenían que esperar por la siete”, piensa al ver pasar un cochero que le propone unos insignificantes 5.00 pesos hasta su destino, mientras se ríe al pensar lo que le diría su vecino listero al escuchar el número que acaba de invocar.

La carretera está que casi se puede jugar pelota en ella; solo transitan algunos choferes particulares, demasiado estresados por los precios del barril de petróleo en el mercado internacional como para fijarse en ella. Sabe que le cogió la hora en que disminuye drásticamente el transporte urbano y que cuando pase, lo hará repleto. “Nada nuevo bajo el sol”, se reconforta.

Con ella espera otra mujer mayor junto a alguien que parece su hija. Se entretiene un rato estudiando el rostro de la de mayor edad, sus arrugas, la forma en que los labios se le han ido encorvando con los años, su pelo, demasiado teñido. Por unos instantes, sus miradas se cruzan. Al principio sintió pena porque la descubrieran en algo tan indiscreto, pero cierta presunción en la mirada de la otra persona le dio la impresión de que quizás hacía lo mismo que ella.

Tanto se había ensimismado que no advirtió que alguien les hablaba.

-Vamos, monten, que las adelanto un poco.

Se asustó, pues de nuevo la habían tomado por sorpresa.

-No, gracias, respondió sin ponerle asunto a lo que le decían, pues de seguro era algún viejo borracho de los que a esa hora iban a comprar su ambrosía. Volvió el rostro hacia la mujer que antes de la interrupción había sido el objeto de su atención, pero no la encontró. Sintió abrirse una puerta y el peso de alguien al acomodarse en un asiento. ¿Cómo no lo había visto? Delante suyo había un carro, un viejo yeep que pedía a gritos ser chapisteado, y al timón un hombre mayor y algo canoso.

-¿Para dónde va, compañera? le preguntó.

La oscuridad en el interior no la dejaba ver su rostro con claridad.

-La funeraria, le respondió

-Suba, que paso cerca.

“Bueno, algún día me tenía que tocar”, dijo para sí.

Montó en el asiento de atrás. La puerta no cerró bien la primera vez. Acto seguido, la respuesta de siempre:

-Más fuerte, señora.

Y lo hizo. Se sintió orgullosa del empujón que le había dado.

“Aquí en el mar, la vida es más sabrosa. Mar, carro, a quién le importa…” Su mente seguía sumida en el éxtasis en que la botella la había dejado. “Que poco necesitamos los seres humanos para que se nos alegre el día, aunque sea al final. Vamos a ver cuánto me dura la buena suerte, ojalá que no se me vaya por la boca.”

 

14 de Junio: anulación del tiempo

images

Mi primer nombre, Antonio, lo heredé de mi padre, y él de mi abuelo, pero como a este último no lo conocí no fue hasta que supe de Maceo que me comenzó a decir algo en concreto, porque todos sentimos una sensación especial cuando descubrimos que compartimos el nombre con un héroe, aunque en esta coincidencia medie solo la casualidad.

Ernesto es un nombre que parece tener vida propia. Tal vez fue eso lo que llevó al escritor británico Oscar Wilde a escribir un libro sobre la importancia de llamarse así.

No sé si Celia de la Serna y su esposo lo leyeron, pero lo que es evidente que se dejaron seducir por sus “encantos” y se lo pusieron a su primogénito, quien mañana, al igual que Antonio Maceo, cumpliría años: 86 el nacido en Rosario, Argentina, y 169 el hijo de Mariana Grajales.

Si nos dejáramos llevar solo un momento, uno solo, por la metafísica, según los presupuestos de esta, un hombre puede representar a todos los del mundo. Entonces, Borges mediante, no sería tan casual la coincidencia de natalicios que mañana conmemoramos, pues en realidad estaríamos en presencia de un solo ser humano, repetido en el tiempo y en un solo ideal.

Por tanto, Maceo y Ernesto podemos ser todos. Es más, en esto, en darles vida diariamente, nos va una parte considerable de la continuidad de nuestro proceso social.

Para mencionar dos argumentos, que no son precisamente los primeros que recordamos, hoy más que nunca hace falta ese Che polemista en temas económicos, ese que no titubeó en criticar temas de este tipo, incluso si los cuestionamientos iban dirigidos a un gigante como la antigua Unión Soviética. Ese deseo de participación y de decir lo que se piensa es fundamental en estos momentos de actualizaciones y reordenamientos, algunas de cuyas cuestiones ya había vislumbrado en sus debates económicos con Carlos Rafael Rodríguez.

De Maceo quiero insistir en todo lo que encierra la frase martiana de que tenía “tanta fuerza en la mente como en el brazo” y lo que significa en nuestro contexto actual.

Así, Antonio y Ernesto caminan por cualesquiera de nuestras calles, sin recordar su vida pasada, puede ser hombre o mujer, el color de su piel es el del arcoiris, pero lo anima un deseo intenso de llenar el mundo de justicia y belleza.

De esta manera, y sin proponérselo, dos hombres han anulado el tiempo.